Smart working: la inteligencia para trabajar cuando, donde y como quieras

07/03/2022 | Santander Universidades

La pandemia por la covid-19 aumentó el teletrabajo hasta un 121% en 2020, pero ¿le has cogido el gusto a esto de realizar tus funciones desde casa? ¿Vas a incorporarte al mercado laboral, pero te gustaría hacerlo en un empleo flexible, donde tú decidas cuándo, cómo y dónde trabajar? ¡Bienvenido a la era del smart working!  

¿Qué es el smart working? 

Hasta hace unos años, acudir a la oficina para llevar a cabo la jornada laboral era lo más común. Sin embargo, el estallido de la pandemia de la covid-19 ha popularizado el teletrabajo y, a una buena parte de los profesionales, esta nueva modalidad de empleo les ha gustado. De hecho, el 80% de los trabajadores prefiere continuar con el trabajo remoto, según la encuesta Reimagining the office and work life after COVID-19, de McKinsey. Es más, uno de cada tres profesionales asegura que buscaría un nuevo empleo si le exigieran volver a la oficina, de acuerdo con otro estudio de Robert Half.

Si esto te identifica y piensas que un empleo presencial con un horario rígido de 9 a 14 y de 17 a 20 horas no es para ti, el smart working es la solución. Se trata de un nuevo enfoque laboral donde tienes la libertad de establecer cómo, cuándo y dónde llevas a cabo tus tareas, siempre y cuando cumplas con las metas previstas. Es decir, este modelo está basado en una metodología de gestión por objetivos y requiere de una relación de confianza entre la compañía y el empleado. 

El smart working te confiere plena autonomía como profesional: tú diseñas todo el proceso de ejecución, sin que tengas que seguir un horario laboral tradicional —como sí que ocurre con el teletrabajo— o sin tener que acudir a una oficina. A cambio, te comprometes a llevar a cabo las tareas previstas en el plazo y la forma acordada. De esta manera, no importa si envías un correo mientras vas en el metro de camino a un almuerzo, siempre que lo hagas; que asistas a una reunión online desde tu casa, siempre que estés presente; o que prepares un informe mientras tomas el sol en la playa, siempre que el documento esté terminado a tiempo.

smart working

¿Qué te aporta este nuevo modelo de trabajo? 

Esta creciente mentalidad laboral presenta una serie de ventajas, sobre todo, en materia de conciliación. Así, como tú te autoorganizas la agenda de trabajo, tienes mayores facilidades para encontrar el equilibrio entre la vida personal y profesional. De hecho, esta flexibilidad en el empleo es lo que convierte al smart working en una tendencia en auge, ya que los profesionales a nivel global sitúan este elemento entre los tres requisitos más importantes a la hora de aceptar un puesto de trabajo, de acuerdo con el informe Lo que los trabajadores quieren, elaborado por Manpower Group en 2021. 

A esta compatibilización entre la esfera laboral y personal se suma otra serie de factores que convierten al smart working en una modalidad muy atractiva. Por ejemplo, debido a que no existe una jornada preestablecida, el empleo inteligente te abre las puertas a ofertas de trabajo a escala internacional que, a causa de los diferentes husos horarios y la distancia geográfica, serían incompatibles con un empleo tradicional.  

Si hablamos del componente de ahorro económico, el trabajo en remoto permite a los trabajadores ahorrar entre 264 y 660 euros al año solo en transporte. Así lo pone de manifiesto la encuesta Los españoles quieren teletrabajar, publicada por la Cámara de Comercio de España. A su vez, no hay que olvidar el impacto medioambiental positivo del smart working, que permite reducir la contaminación causada por el transporte y aliviar la congestión del tráfico en las ciudades. Sin ir más lejos, el 23% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero son causadas por los vehículos de un solo ocupante (SOV). 

Asimismo, el smart working también tiene un reflejo económico en las propias empresas, ya que pueden reducir los espacios de trabajo y el consumo energético, limitar los servicios adicionales que prestan a los empleados —como comedor, transporte o guardería, por ejemplo— y disminuir el gasto en material de oficina. En concreto, según esta misma encuesta, una compañía con 100 empleados, en la que se teletrabajara dos días y medio a la semana, podría generar un ahorro medio de 1.350 euros por trabajador al año. 

Ahora bien, si hay una razón que está seduciendo a profesionales y empresas hacia el smart working a partes iguales es el aumento de la motivación e implicación que el empleo flexible genera en el capital humano. Esta confianza de la compañía en tu propia responsabilidad y autonomía te hace sentir una persona empoderada y satisfecha con el trabajo. Como consecuencia, rindes más, lo que también beneficia a la organización. 

En este sentido, según un estudio de la consultora Zenger & Folkman, casi siete de cada diez empleados se muestran dispuestos a hacer un esfuerzo extra si se sienten empoderados, mientras que, si no perciben esta confianza, solo lo haría el 4% de los trabajadores. De ahí que dos de cada tres empresas estén apostando hoy día por instaurar modelos de trabajo flexible, según el The Work Trend Index 2021, de Microsoft.

smart working

¿Cómo ser un “empleado inteligente”?

No obstante, pese a las ventajas del smart working, esta modalidad laboral también presenta una serie de obstáculos o retos. Si la mayor flexibilidad, movilidad y autonomía representan una cara de la moneda, la capacidad de organización, las competencias tecnológicas y la responsabilidad serían la otra. 

Por tanto, si quieres afrontar esta modalidad laboral de forma satisfactoria, sin que la libertad que te ofrecen se convierta en una especie de cárcel de cristal, debes desarrollar un conjunto de competencias. A continuación, te presentamos una serie de habilidades que necesitas para ser un “empleado inteligente”:

  • Competencias tecnológicas: el smart working supone que tienes que trabajar en remoto y, por tanto, es imprescindible dominar las diferentes herramientas digitales para desempeñar tus funciones de forma competente. Por el contrario, podrías no asistir a una videoconferencia porque no sabes instalar la cámara o desconocer las últimas directrices de un proyecto porque el software de comunicación interna te resulta muy engorroso.     
  • Organización: con esta nueva modalidad, debes cambiar tu mentalidad hacia un enfoque de desempeño por objetivos. No obstante, como sostiene la Ley de Parkinson, las personas tienden a extender el trabajo hasta completar todo el tiempo que tienen. Al no disponer de un horario, esto puede traducirse en interminables jornadas que desembocan en el síndrome de burnout. Para que no dediques más horas a tu trabajo que en la modalidad presencial, debes reforzar tus habilidades de autogestión y así evitar que la postergación se convierta en la dinámica de tu día a día. 
  • Capacidad de concentración: el teletrabajo también ha puesto de manifiesto la dificultad que conlleva, en ocasiones, no disponer de un horario exclusivo para la vida laboral y otro para la personal. Esta ruptura de barreras entre ambas esferas puede aumentar las distracciones y la multitarea, impidiéndote que desconectes. De ahí que sea importante que aprendas técnicas de concentración con el fin de que el tiempo que dediques a tus tareas profesionales sea lo más eficiente posible. 
  • Trabajo en equipo: el hecho de tener un empleo ágil y que no debas acudir a la oficina no significa que no formes parte de un grupo de trabajo. De hecho, esta distancia entre los empleados provoca que tengas que hacer un esfuerzo extra en mejorar tus habilidades de comunicación y trabajo en equipo para que todo fluya de manera correcta. 
  • Gestión emocional: una de las principales desventajas de trabajar a distancia es que puede generar sensación de soledad. En este sentido, los profesionales consideran que el aislamiento es el principal inconveniente, según datos del Instituto Nacional de Estadística. Por esta razón, desarrollar tu inteligencia emocional para afrontar los contras del trabajo flexible es otro de los must-haves que debes tener en cuenta. 

Capacitación: dado que el smart working se desarrolla en un entorno digital altamente cambiante, y debido a los retos que plantea este tipo de trabajo ágil, la capacitación constante es esencial para poder asumir en todo momento los nuevos desafíos.

Con este propósito de ayudar al progreso de las personas, superar los desafíos que presenta la cuarta revolución industrial y crecer de manera inclusiva y sostenible, Banco Santander apuesta por tres conceptos clave para impulsar la empleabilidad: el aprendizaje continuo, el reciclaje profesional y la capacitación adicional. Para ello, cuenta con el portal de Becas Santander, un programa global, único y pionero.

Si buscas seguir creciendo tanto personal como profesionalmente, consulta el portal de Becas Santander, en el que encontrarás cientos de oportunidades para formarte de la mano de instituciones de prestigio internacional. Podrás acceder a capacitaciones en tecnología, idiomas, estudios, investigación, soft skills, prácticas y liderazgo femenino, que te ayudarán a mejorar tu empleabilidad o reorientar tu carrera profesional.

¿Quieres convertirte en un lifelong learner y seguir aprendiendo para aumentar tus oportunidades laborales? El portal de Becas Santander te ofrece un montón de opciones para que puedas alcanzar tus objetivos. Consulta la plataforma y recuerda, puedes inscribirte en tantos programas como quieras. ¡Aprovecha la oportunidad!

Más posts interesantes que leer...