Ansiedad laboral: cómo abordar el estrés en el trabajo de forma constructiva

27/05/2022 | Santander Universidades

¿Te sientes irritado en la oficina? ¿Te cuesta concentrarte en tu trabajo? ¿No logras tus metas aunque dedicas cada vez más tiempo? ¿Tus preocupaciones laborales te quitan el sueño? Es probable que, igual que el 42% de la población, sufras ansiedad laboral. 

El mayor ritmo de trabajo, los constantes cambios en el mercado, la inseguridad laboral y unos mayores niveles de estrés hacen que cada vez más personas padezcan esta patología. Asimismo, la crisis del coronavirus tampoco ha ayudado, ya que ha sumado a la ecuación incertidumbre, el miedo al contagio y problemas de conciliación. 

De hecho, si el síndrome del trabajador quemado o burnout afectaba a uno de cada diez profesionales en 2019, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2021, este porcentaje se cuadruplicó, de acuerdo con el informe Resetting Normal: redefiniendo la nueva era del trabajo, de Adecco. Sin ir más lejos, el burnout ha entrado en 2022 como enfermedad laboral en la Clasificación Internacional de Enfermedades de la OMS. 

Lo cierto es que, aunque tradicionalmente ha permanecido invisible, la ansiedad laboral no es algo infrecuente. Sin embargo, y por fortuna, en la actualidad, la conciencia sobre la salud mental está creciendo y los profesionales no tienen por qué sufrirla en silencio por temor a ser considerados débiles o poco competentes. Además, la buena noticia es que puedes afrontar y superar la ansiedad laboral por tus propios medios y recuperar así la motivación para ir al trabajo cada mañana. 

¿Qué es la ansiedad laboral?

Un error frecuente en torno a la ansiedad laboral es confundirla con el estrés en el trabajo. El estrés por sí mismo no es algo negativo. Es más, el hecho de enfrentarte a un nivel moderado de estrés resulta, incluso, recomendable para mantenerte activo y motivado. De hecho, según la OMS, una correcta salud mental no supone que no haya estrés, sino que equivale a que sepas dar una respuesta adecuada a estas situaciones. Y es que seguro que conoces a profesionales que son capaces de llevar un ritmo de trabajo vertiginoso sin que afecte a su bienestar emocional o físico, mientras que otros se ven superados por mucho menos.

La ansiedad laboral como tal surge en este último caso, es decir, cuando la respuesta a las exigencias o problemas del entorno de trabajo no es la correcta. En este sentido, los trastornos de ansiedad son patologías mentales que generan un estrés emocional y dolor físico en las personas, el cual se prolonga en el tiempo y les afecta hasta el punto de bloquearlas y limitar sus capacidades de acción. Cuando este cuadro sintomatológico está causado por el trabajo, hablamos de ansiedad laboral. 

Ahora bien, los motivos que pueden dar lugar a esta patología son muy variados y van a depender de cada profesional. De esta manera, habrá trabajadores que puedan sufrir ansiedad laboral por la sobrecarga del trabajo, la alta exigencia de su puesto, la falta de conciliación, la carencia de habilidades para afrontar el puesto, una mala relación con su superior o algún compañero o por casos de mobbing. Sin embargo, también puede darse por una escasa participación en la toma de decisiones, una mala comunicación interna, una asignación de tareas confusa, una vocación frustrada, un exceso de perfeccionismo o control o, simplemente, por un miedo patológico a cometer errores o no cumplir con las expectativas

ansiedad-laboral

¿Cómo la puedes identificar? 

El primer paso para abordar la ansiedad laboral es saber identificarla. Para ello, debes prestar atención tanto a tu respuesta física y emocional como a los cambios en tus relaciones sociales. 

En el plano psicológico, la ansiedad laboral puede provocar inseguridad, dificultad para tomar decisiones, bloqueo, sensación de amenaza o peligro, impulsividad, problemas de concentración, pérdida de memoria, pensamientos negativos infundados, distorsión de la realidad, despersonalización, apatía y desmotivación o alta irritabilidad y angustia. 

En cuanto a los síntomas físicos, es habitual que los cuadros de ansiedad laboral vayan acompañados de taquicardia o fuertes palpitaciones, dificultad respiratoria, tensión muscular, opresión en el pecho, alteraciones del sueño, digestiones molestas, cansancio generalizado, desorden alimenticios, sudoración excesiva o escalofríos. 

Por último, respecto al impacto social, las personas que sufren esta enfermedad tienden a aislarse, tienen dificultad para expresar sus opiniones, sufren baja autoestima, padecen temor a los conflictos o, por el contrario, suelen motivarlos. 

¿Por qué es importante detectar la ansiedad laboral cuanto antes? 

Todos los síntomas de la ansiedad laboral llevan aparejados consecuencias negativas. Se trata de unos efectos que afectan tanto al profesional como a la empresa para la que trabaja. 

Por un lado, un trabajador que sufre esta patología ve dañado su bienestar laboral. Al estar desmotivado y angustiado, no encontrará satisfacción en su trabajo, por lo que se verá directamente empujado hacia el síndrome de burnout. Además, la bajada de eficacia que conlleva la ansiedad en el trabajo se traducirá en un desempeño con más errores, más probabilidades de sufrir accidentes laborales y menor rapidez y acierto en sus funciones, lo que alimentará su desmotivación. 

Por si fuera poco, los efectos de la ansiedad laboral repercutirán en su salud física y se extenderán a su esfera personal, afectando también a su felicidad y sus relaciones fuera del puesto de trabajo. De hecho, según datos de The American Institute of Stress, siete de cada diez profesionales sostienen que la ansiedad laboral afecta sus relaciones personales.  

Para la organización, por su parte, la ansiedad laboral de un empleado tiene un reflejo en el incremento de las tasas de absentismo y rotación de personal, en el aumento de los accidentes laborales, la bajada de la implicación y el compromiso del capital humano, el crecimiento de los conflictos laborales, el empeoramiento de la reputación empresarial, un descenso de la productividad y, como resultado final, la caída de los beneficios y pérdidas económicas.

En concreto, según la OMS, la depresión y ansiedad laboral provocan que la economía mundial pierda cerca de 1 billón de dólares al año en productividad. De ahí que la ansiedad laboral sea un problema que las empresas deben prevenir y afrontar a través de acciones encaminadas a proteger el bienestar laboral de la plantilla, como medidas de flexibilidad laboral, incentivos, programas de formación, planes de promoción, una reorganización estructural o iniciativas de cuidado de la salud mental, como clases de yoga, talleres de mindfulness, oficinas pet-friendly, servicios de gimnasio, etc. 

ansiedad-laboral

¿Cómo gestionar el estrés laboral?

No obstante, e independientemente de la política de empresa, cada persona tiene en su mano la posibilidad de luchar contra la ansiedad laboral y conseguir gestionar el estrés de forma constructiva. ¿Qué puedes hacer para salvaguardar tu bienestar físico y emocional en el lugar de trabajo?

  • Identifica la causa y busca soluciones. Dado que la ansiedad laboral puede estar motivada por múltiples factores, es indispensable que determines cuál es el origen de tu malestar para poder tomar medidas. Por ejemplo, una sobrecarga de trabajo quizá pueda solucionarse hablando con tu superior o aprendiendo a delegar más en tus compañeros. En cambio, si te sientes desmotivado por el trabajo en sí, puede que la mejor opción sea capacitarte con programas de reskilling para poder dejar tu actual puesto y dedicarte al empleo de tus sueños. 
  • Gestiona tu tiempo. En muchas ocasiones, los niveles de estrés se disparan por una mala gestión del tiempo. Por ejemplo, ¿sabías que un empleado medio pierde 31 horas al mes en reuniones ineficaces? ¿Que casi el 40% de los profesionales posterga sus trabajos pendientes de forma habitual? ¿O que cada vez que miras el móvil necesitas 25 minutos para recuperar la concentración en la tarea que estabas haciendo? Por tanto, aprender a planificar, priorizar, focalizar tu esfuerzo en lo importante y saber decir que no te ayudará a ser más eficiente y a alejar la ansiedad laboral. 
  • Aprende a desconectar. Cuando estás hasta arriba de trabajo, es probable que lo último que se te pase por la cabeza sea dedicar espacio a tu esparcimiento. Sin embargo, desconectar es esencial para optimizar tu rendimiento. Si no le das tregua a tu cerebro, acabará “quemado”, como si de un motor se tratara. Por ello, debes poner límites a tu jornada laboral y dedicar parte de tu tiempo a otras actividades que te satisfagan, como visitar un museo, ir a un concierto o reunirte con tus amigos.  De este modo, también podrás distraer tu atención en algo distinto y relativizar los problemas laborales. 
  • Descansa. Las investigaciones científicas también han desvelado que un sueño reparador influye en la efectividad de los procesos psicológicos, como la memoria, la inteligencia, la capacidad de atención y la agilidad mental. Al liberar endorfinas, también percibirás sus efectos en tu bienestar psicológico. Teniendo esto en cuenta, no dejes de lado tus horas de descanso diario y, si te cuesta conciliar el sueño por el estrés, practica ejercicio y técnicas de meditación para ayudarte a dormir. 
  • Desarrolla tus capacidades de gestión emocional. Trabajar tu inteligencia emocional te será también de gran ayuda para gestionar el estrés laboral y reducir el riesgo de sufrir ansiedad en el trabajo. Y es que, si dispones de las herramientas y técnicas adecuadas para tomar buenas decisiones, gestionar el tiempo, adaptarte a los cambios o buscar soluciones a los problemas que pueden surgir en cualquier empleo, podrás superar estas circunstancias adversas sin que te afecten en el plano emocional, físico y social.  

¿Quieres afrontar cualquier escenario laboral de forma resolutiva y sin sufrir ansiedad laboral? Banco Santander lanza la convocatoria de 5.000 Becas Santander Skills | Business for All - Harvard Business Publishing, dirigida a aquellas personas que quieran mejorar sus habilidades para enfrentarse al mundo profesional. Además, todo ello diseñado de la mano de los mejores expertos de Harvard Business Publishing, una de las instituciones educativas más prestigiosas del mundo.

Con esta beca, podrás acceder a un programa de formación, 100% online y de nueve semanas, en el que adquirirás nuevos conocimientos y habilidades clave para desarrollar tu carrera profesional. Además, en base a tus objetivos profesionales, podrás elegir entre uno de los tres cursos propuestos:

  • Business Fundamentals: aprenderás lo más esencial del marketing, las finanzas, la negociación y la experiencia de cliente.
  • Early Career Readiness: descubrirás cómo tejer una valiosa red de contactos al tiempo que pones en práctica tus habilidades para trabajar en equipo.
  • Managing yourself: mejorarás tu capacidad de toma de decisiones, gestión del tiempo e influencia sin autoridad.

Todos los cursos están impartidos por expertos de primer nivel y no tienen coste para los beneficiarios. Tampoco es necesario tener un título universitario ni ser cliente de Banco Santander. Además, se ofrecen en inglés, español y portugués de Brasil.

En este programa, podrás adquirir todos los conocimientos y las habilidades necesarias a través de contenidos a la carta, debates virtuales en sesiones en directo con mentores y facilitadores de aprendizaje, la interacción con tus compañeros, ejercicios y herramientas con los que podrás practicar su aplicación y transferir los conocimientos a tu entorno laboral. Además, al finalizar, recibirás un certificado por parte de Harvard Business Publishing.

¿Tienes más de 18 años y quieres desarrollar habilidades clave para pisar fuerte en tu entorno profesional? Inscríbete en las Becas Santander Skills | Business for All - Harvard Business Publishing y la consigas o no, recuerda, nunca dejes de aprender.

Más posts interesantes que leer...