Aprendizaje cognitivo: qué es, proceso, beneficios y ejemplos

23/11/2022 | Santander Universidades

“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”. Esta es una cita de Benjamin Franklin, estadista y científico estadounidense, que muestra la importancia de ligar los conocimientos con algo significativo para aprenderlos de verdad. Y esto mismo es el objetivo del aprendizaje cognitivo.

Se trata de un método pedagógico que pretende alejarse del sistema educativo más tradicional, el cual se basa en la memorización de la información sin entender ni asimilar el concepto aprendido. De esta manera, el aprendizaje cognitivo, en cambio, busca maximizar las funciones del cerebro y las habilidades de cada persona

Lo cierto es que su aplicación está creciendo en múltiples ámbitos, trasladándose desde las aulas hacia el entorno laboral. Y es que, como demuestran algunos estudios, el empleo de estrategias cognitivas mejora el aprendizaje y la retención. Por esta razón, ¿quieres conocer todo sobre esta técnica? 

A continuación, te explicamos en qué consiste exactamente el aprendizaje cognitivo, cuál es su proceso y sus principales beneficios.

¿Qué es el aprendizaje cognitivo?

Tal y como dijo el filósofo chino Confucio: “Aprender sin reflexionar es malgastar la energía”. Y este es el concepto esencial del aprendizaje cognitivo.

Se trata de un método de aprendizaje que consta de varias operaciones mentales que se basan en la experiencia y en el procesamiento de la información que hace el individuo a partir de esta, con el fin de asimilar un conocimiento y dar una respuesta. De esta manera, en la mente, se conectan las ideas ya existentes, es decir, lo que ya uno conoce, con la nueva información para profundizar en la memoria y la capacidad de retención

El aprendizaje cognitivo no es un método de aprendizaje reciente, sino que se remonta hasta el año 1930, cuando el psicólogo suizo Jean Piaget estableció las bases de la teoría cognitivista, la cual ha ido evolucionando con aportaciones posteriores de otros psicólogos como  Vygotski, Jerome S. Bruner y David P. Ausubel.

En este sentido, Piaget se aleja de las teorías conductistas, cuyo planteamiento se centra de forma exclusiva en los factores externos, y apuesta por un enfoque con un carácter más introspectivo. Para el autor, las personas no solo se relacionan con estos factores externos, sino que procesan y almacenan información relativa a estas circunstancias o acciones externas, poniendo en marcha los procesos cognitivos de la persona para culminar el aprendizaje.

Proceso de la teoría cognoscitiva

La teoría cognitiva establece un proceso de diferentes etapas para construir el conocimiento. Este mismo se aplica desde las edades más tempranas, donde se aprenden las funciones motoras, hasta las personas adultas, con conceptos más complejos, como la resolución de un problema matemático. 

Las fases que componen el proceso son las siguientes:

  1. Asimilación: se trata de una primera etapa en la que se asocia la información nueva con la ya existente. Por ejemplo, si comienzas a estudiar una lengua extranjera, al principio, intentarás traducir todo a tu lengua materna, ya que es el idioma que ya conoces.
  2. Desequilibrio: esta fase es la que sucede cuando un nuevo factor externo que no está incluido en tu esquema de reconocimiento aparece en el proceso de aprendizaje y se produce un desequilibrio. 

Retomando el ejemplo anterior, imagina que, al leer un texto en inglés, no entiendes una construcción y tampoco encuentras su equivalente en tu lengua materna. Lo más probable es que te sientas confundido y no sepas cómo interpretarla. 

  1. Acomodación: en la acomodación, los esquemas previos sufren una variación provocada por los factores externos para lograr el equilibrio adaptativo. Es decir, te das cuenta de que esta construcción que no te es familiar no se puede traducir, por lo que intentas comprender su significado y su uso para aprenderla. 
  2. Equilibrio: una vez que ha finalizado el proceso de acomodación, se comprende el conocimiento adquirido y es posible diferenciar aquello que ya conocías de lo que ha sido nuevo para ti. 

Volviendo al ejemplo, llega un punto en el que logras interiorizar los conceptos en inglés, por lo que no necesitarás traducirlos a tu lengua materna de manera continua para poder comprenderlos y adquirirlos.

aprendizaje-cognitivo

Tipologías de aprendizaje cognitivo

Tras la aparición de las primeras teorías, han surgido nuevos estudios que han permitido desarrollar varias tipologías de aprendizaje cognitivo.

1. Aprendizaje explícito e implícito

El aprendizaje explícito se caracteriza por la intención de aprender una nueva habilidad o proceso de manera consciente, por tanto, precisa de un esfuerzo de atención constante para llegar a ese aprendizaje. Por ejemplo, es lo que sucede cuando quieres aprender más sobre alguna materia de tu sector y decides leer un libro o un artículo sobre ello.

En cambio, el aprendizaje implícito rompe las reglas del método anterior, dado que uno adquiere el conocimiento sin ser consciente de ello. En este sentido, seguro que alguna vez has leído un libroescuchado un podcast o llevado a cabo alguna tarea que, sin quererlo, ha contribuido a que adquieras nuevas capacidades por el mero hecho de ejecutar funciones de manera automática.

2. Aprendizaje significativo

David Ausubel, psicólogo norteamericano, con sus nuevas aportaciones, consolidó el aprendizaje significativo dentro del marco de la teoría cognoscitiva.

De acuerdo con esta perspectiva, existe una relación entre la nueva información adquirida y los pensamientos previos de cada persona, y a partir de esta se forma una conexión que finalizará en el nuevo aprendizaje. 

Este modelo propone un método de aprendizaje activo que despierte el interés de los estudiantes, como es el caso de la gamificación, para que así puedan comprender los conocimientos.

Un claro ejemplo de aprendizaje significativo es cuando un profesional lleva a cabo una capacitación adicional de negociación y, al tener que liderar una negociación, ve cómo puede poner en práctica lo aprendido, de manera que atribuye un sentido personal a los conocimientos adquiridos.

3. Aprendizaje por descubrimiento

Esta teoría, desarrollada por el psicólogo y pedagogo estadounidense Jerome Bruner en los años 60, estudia la influencia del entorno sobre el aprendizaje. Es decir, cómo descubrimos las cosas por nosotros mismos al seleccionar y organizar los estímulos del ambiente.

Por ejemplo, si en tu trabajo debes utilizar una herramienta específica que hasta entonces no habías empleado y, por tanto, buscas las instrucciones de uso, aprenderás por descubrimiento las características del mecanismo.

4. Aprendizaje experimental

Como su propio nombre indica, este aprendizaje se basa en las experiencias vividas en distintos ámbitos. Estas vivencias permiten descubrir qué falla y qué funciona, de manera que aprendemos las lecciones según lo acontecido. Sin embargo, es importante que estos acontecimientos siempre estén bien estructurados y desarrollados bajo los objetivos marcados.

¿Recuerdas cómo aprendiste a ir en bicicleta cuando eras pequeño? Seguro que te caíste y te levantaste unas cuantas veces. Sin embargo, todo esto fue lo que te enseñó cómo se monta.

5. Aprendizaje cooperativo y colaborativo

Dentro del aprendizaje cognitivo, podemos encontrar dos métodos que promueven el aprendizaje grupal: el aprendizaje cooperativo y el colaborativo.

Por un lado, el aprendizaje cooperativo está cada vez más presente en el entorno laboral, ya que es un método que fomenta el aprendizaje a través del trabajo, la colaboración y la socialización con los miembros de un grupo. En este modelo, todos los componentes del grupo son vistos de manera igual y el profesor tiene un papel activo, ya que ejerce de guía durante todo el proceso.

Por otro lado, si bien el aprendizaje colaborativo es bastante similar, presenta alguna diferencia. Por ejemplo, en este modelo se buscan los puntos fuertes de cada miembro del equipo y solo se acude al profesor en el caso de enfrentarse a una dificultad.

6. Aprendizaje por observación

El aprendizaje por observación es uno de los componentes esenciales de la teoría cognitiva social. Esta teoría parte de una situación que se da, al menos, entre dos personas: uno de los sujetos se convierte en el modelo referente, mientras que el otro se dedica a observar y a aprender de su comportamiento.

aprendizaje-cognitivo

¿Cuáles son los principales beneficios del aprendizaje cognitivo?

Aunque es común asociar el aprendizaje cognitivo a la niñez, lo cierto es que también se aplica en la formación profesional durante la etapa adulta. Esto es debido a que este método de aprendizaje presenta una serie de beneficios. Entre ellos, podemos destacar los siguientes:

  • Mejora la comprensión: la nueva información adquirida se asimila con mayor facilidad y se desarrolla una comprensión más profunda.
  • Aumenta la confianza: al desempeñar funciones donde es necesario aplicar los conocimientos adquiridos, el profesional cuenta con una mayor confianza, ya que, para aprenderlos, antes ha tenido que comprenderlos.
  • Incrementa la habilidad para la resolución de problemas: el aprendizaje cognitivo contribuye a desarrollar las habilidades necesarias que permiten aprender de manera efectiva y resolver problemas.
  • Fomenta el aprendizaje continuo y más rápido: al conectar el conocimiento previo con la nueva información adquirida, se aprende más rápido y con resultados eficaces. De este modo, este método permite que las estrategias de upskilling y reskilling tengan un impacto significativo en un periodo de tiempo inferior.

Como puedes ver, uno de los sistemas que puede ayudarte a potenciar tus habilidades de manera eficaz es el aprendizaje cognitivo, una metodología que busca que aprendas en base a lo que ya conoces para poder establecer vínculos y así comprender mejor los nuevos conocimientos.

Sin embargo, lo realmente importante es que cada persona conozca cuál es el método de aprendizaje que le permite adquirir el conocimiento de manera más rápida y efectiva. Y es que, en un entorno laboral tan cambiante como el actual, resulta imprescindible que los profesionales no dejen de aprender para que así logren adaptarse de forma constante a las exigencias del mercado laboral.

Con este propósito de ayudar al progreso de las personas, superar los desafíos que presenta la cuarta revolución industrial y crecer de manera inclusiva y sostenible, Banco Santander apuesta por tres conceptos clave para impulsar la empleabilidad: el aprendizaje continuo, el reciclaje profesional y la capacitación adicional. Para ello, cuenta con el portal de Becas Santander, un programa global, único y pionero.

Si buscas seguir creciendo tanto personal como profesionalmente, consulta el portal de Becas Santander, en el que encontrarás cientos de oportunidades para formarte de la mano de instituciones de prestigio internacional. Podrás acceder a capacitaciones en tecnología, idiomas, estudios, investigación, soft skills, prácticas y liderazgo femenino, que te ayudarán a mejorar tu empleabilidad o reorientar tu carrera profesional.

 

¿Quieres convertirte en un lifelong learner y seguir aprendiendo para aumentar tus oportunidades laborales? El portal de Becas Santander te ofrece un montón de opciones para que puedas alcanzar tus objetivos. Consulta la plataforma y recuerda, puedes inscribirte en tantos programas como quieras. ¡Aprovecha la oportunidad!

Más posts interesantes que leer...