Qué es una carta de motivación y por qué necesitas una

11/05/2022 | Santander Universidades

Redactar una carta de motivación atractiva puede ayudarte a conseguir el empleo al que aspiras. Es más, en algunas instituciones educativas, este escrito es un elemento indispensable y decisivo para seleccionar a los candidatos que finalmente cursarán una beca o unos estudios de máster, por ejemplo.

Lo cierto es que no existen motivos correctos o incorrectos. Las razones para acceder a un posgrado, una beca o un nuevo puesto de trabajo pueden ser muy variadas. Sin embargo, sí que hay formas más o menos atractivas de presentarlas. 

Es por ello que, estructurar tu carta de motivación de manera adecuada, redactarla con claridad y usar la creatividad a la hora de plasmar las ideas son puntos fundamentales para estar un paso más cerca de conseguir tus objetivos profesionales con este escrito. Por este motivo, te contamos con más detalle qué es una carta de motivación, en qué casos se utiliza y por qué es tan importante.

¿Qué es una carta de motivación?

Una carta de motivación es un documento escrito que tiene como fin expresar tu interés por un puesto de trabajo, una beca, práctica o plaza en un máster. Con este escrito, puedes dar cuenta de manera sintética de  tu capacidad, formación o experiencia y, sobre todo, de algunos rasgos de tu personalidad y de tus aspiraciones personales. 

Se trata de una oportunidad para demostrar tu singularidad y tus motivaciones; de ahí que redactar una carta de motivación no debería significar una presión añadida, sino una oportunidad de mostrar quién eres y qué buscas.

Aunque es un paso que puede ser obligatorio o no, dependiendo de la convocatoria a la que te presentes, en general, siempre se valora de manera notable, ya que es la forma que tienes de añadir y expresar aquello que tu currículum no dice.

carta-de-motivacion

Tipos de carta de motivación

Como bien ya hemos mencionado, la carta de motivación puede elaborarse por diversos motivos. Entre los principales se encuentran:

  • Acceder a una plaza de una formación académica
  • Conseguir una beca de estudios
  • Obtener un puesto de trabajo cuando careces de experiencia
  • Presentarte a una convocatoria de prácticas de formación profesional

En el caso de un curso académico o una beca de estudios, que suelen tener plazas limitadas, es una herramienta muy potente para convencer al destinatario de que eres el candidato ideal para ocupar una de estas plazas.

En cambio, cuando se trata de una vacante a un trabajo o una práctica profesional, la carta de motivación es una manera de hacer notar tu compromiso. En este sentido, es el lugar donde debes expresar qué significa esta oportunidad para tu progreso profesional, así como tu alineación en relación con los valores de la empresa u organización.

Diferencias entre una carta de motivación y de presentación

Si bien pueden parecerse, no son lo mismo. Aunque la carta de motivación y la de presentación tienen ciertos rasgos en común, como la estructura —constan de una introducción, un contenido central y una despedida—, se diferencian, principalmente, en cuanto a sus objetivos.

Por un lado, la carta de presentación está directamente relacionada con la búsqueda de un empleo, por lo que suele ir acompañada del currículum. De esta manera, su redacción debe ser mucho más formal, tiene un tono más serio y aporta datos concretos sobre la formación y la experiencia laboral que no se detallan en el currículum. Por tanto, su objetivo es presentar tu candidatura, exponer tus habilidades y demostrar qué beneficios podrían aportar tus conocimientos a la empresa.

Por otro lado, la carta de motivación, en cambio, tiene un propósito y un tipo de destinatario diferente. En este sentido, se orienta más a la búsqueda de prácticas profesionales, becas de estudio, plazas para realizar un máster o acceder a un primer puesto de trabajo. 

El objetivo central es demostrar tu interés y entusiasmo, con el fin de que el lector encuentre en ti un candidato motivado y diferente. Para ello, se emplea una redacción algo más informal y se exponen las aspiraciones personales de una manera amena y creativa. 

carta-de-motivacion

Saber cómo presentarte te ayudará a alcanzar tus objetivos

Es habitual ver la carta de motivación como una dificultad añadida, pero lo cierto es que constituye una gran oportunidad: puede tanto cambiar una opinión que tenía el reclutador al ver tu currículum como terminar de convencer a un jurado indeciso. Esto se debe a que, con ella, puedes dar a conocer aspectos más personales y valiosos que un currículum no es capaz de transmitir. En definitiva, te permite mostrar aquello que te diferencia del resto.

Y es que, como una entrevista de trabajo, una carta de motivación atractiva revela la capacidad comunicativa e interpersonal del aspirante, una habilidad muy demandada en el actual entorno laboral tan cambiante y competitivo. En este sentido, la carta de motivación puede ser la llave de acceso a múltiples oportunidades de desarrollo personal y profesional.

Con este fin de impulsar la empleabilidad, y así ayudar al progreso de las personas, superar los desafíos que presenta la cuarta revolución industrial y crecer de manera inclusiva y sostenible, Banco Santander apuesta por tres conceptos clave: el aprendizaje continuo, el reciclaje profesional y la capacitación adicional. Para ello, cuenta con el portal de Becas Santander, un programa global, único y pionero.

Si buscas seguir creciendo tanto personal como profesionalmente, consulta el portal de Becas Santander, en el que encontrarás cientos de oportunidades para formarte de la mano de instituciones de prestigio internacional. Podrás acceder a capacitaciones en tecnología, idiomas, estudios, investigación, soft skills, prácticas y liderazgo femenino, que te ayudarán a mejorar tu empleabilidad o reorientar tu carrera profesional.

¿Quieres convertirte en un lifelong learner y seguir aprendiendo para aumentar tus oportunidades laborales? El portal de Becas Santander te ofrece un montón de opciones para que puedas alcanzar tus objetivos. Consulta la plataforma y recuerda, puedes inscribirte en tantos programas como quieras. ¡Aprovecha la oportunidad!

Más posts interesantes que leer...