Guía práctica: cómo hacer una carta de motivación efectiva

01/06/2022 | Santander Universidades

¿Necesitas hacer una carta de motivación y no sabes por dónde empezar? Este documento puede resultar un desafío al principio, pero verás que, con un poco de práctica y algunas técnicas sencillas, se convertirá en una herramienta que te permitirá destacar frente a otros candidatos

De hecho, saber cómo redactar una carta de motivación efectiva es un paso clave en los distintos tipos de procesos de selección, y en muchas ocasiones supone la diferencia entre una respuesta afirmativa y una negativa. Al final, es una cuestión de método, claridad en tus objetivos y una pizca de creatividad. Si quieres conocer cuál es su estructura básica y descubrir algunos consejos y errores que conviene evitar a la hora de hacer una carta de motivación, te lo contamos. 

Consejos para hacer una carta de motivación: errores a evitar

Cuando te preguntes cómo hacer una carta de motivación, lo primero que deberías tener en cuenta es que se trata de un documento orientado a captar la atención del lector y convencerlo. Para ello, deberás justificar, tanto en el plano personal como profesional, qué es lo que te lleva a presentarte a esa plaza, beca, puesto de trabajo, etc. Su objetivo es demostrar que tienes un interés real, tu recorrido es afín a lo que se busca y sabes cómo argumentarlo.

Antes de empezar a escribir, debes tener bien claro los motivos. Anota todo lo que crees que debería estar en tu carta de motivación. Considera puntos clave como logros académicos, aspiraciones, metas y, sobre todo, las razones por las que quieres optar a ese programa o trabajo. 

Una vez que hayas aclarado este punto, es el momento de comenzar a escribir. A la hora de redactar tu  carta de motivación, te recomendamos lo siguiente:

  • Cuida la forma, el contenido, el orden de las ideas y la estructura. No te vayas por las ramas o perderás la valiosa atención de tu lector. Por esta razón, incluye solo los datos necesarios y evita explayarte en aspectos que no sean pertinentes.
  • Utiliza una fuente clara y legible, de un tamaño entre 10 y 12, interlineado y márgenes de 2,5 centímetros.
  • Siempre es mejor una redacción simple y limpia. No te pierdas en tecnicismos que desvían la atención de lo fundamental. Eso sí, aprovecha recursos atractivos como el storytelling.
  • Cuida el tono. Fíjate que sea acorde al sitio al que estás aplicando y mantenlo de principio a fin.
  • Investiga la institución, el programa y sus valores. Una vez que lo tengas claro, alinea tus objetivos con los de la beca o el trabajo al que te postulas.
  • Haz una carta de motivación única, como lo es para ti la oportunidad a la que estás aspirando. Para facilitarte la tarea, pregúntate cuestiones como: ¿qué harías si lo consiguieses?, ¿por qué te gustaría estar en ese centro o institución?, ¿qué podrías aportar?
  • Piensa un cierre que llame la atención del lector, de manera que tu carta de motivación se recuerde. Puedes usar recursos como la empatía y hablar de la experiencia de vida que te ha llevado hasta allí o por qué esta oportunidad te ayudaría a cumplir una meta personal.
  • La extensión es importante: no escribas algo demasiado escueto, pero tampoco un ensayo larguísimo. Una página será más que suficiente, aunque siempre depende de a qué estás aspirando. En este sentido, la extensión adecuada sería entre 400 y 600 palabras.
  • Léela varias veces, e incluso, si es posible, déjala descansar de un día para otro para así tomar distancia del texto. Otra técnica que te puede ayudar es leerla en voz alta. Todo esto te permitirá hallar problemas de redacción, faltas de ortografía, incongruencias y errores en los datos que podrían perjudicarte.

Tanto a la hora de releer y editar como de escribir, hay ciertos puntos que siempre te conviene evitar. Algunos de los errores más comunes son:

  • Escribir párrafos extensos: evita los párrafos demasiado largos, ya que hacen más pesada la lectura y desvían la atención del lector. Lo ideal es que no tengan más de seis líneas de extensión cada uno.
  • Comenzar frases con “yo”: intenta no utilizar el “yo” en las frases ni adjetivos grandilocuentes para hablar de tus habilidades. Tampoco es aconsejable emplear frases formuladas en negativo.
  • Redactar a partir de una plantilla: no copies un modelo al pie de la letra. Uno de los puntos fundamentales de una carta de motivación es ser natural y original.
como-hacer-una-carta-de-motivacion

Estructura de una carta de motivación para una beca, universidad o un cambio de trabajo

Además de seguir estos consejos para aportar claridad y un carácter persuasivo a tu texto, debes considerar la estructura que presenta siempre una carta de motivación —si bien el contenido debe ser original, esto es, un texto personal en el  que transmitas tu manera de ser.  Por lo general, los elementos que la componen son los siguientes:

  • Un saludo inicial, que variará de acuerdo con la formalidad de la institución ante la cual presentes tu carta de motivación para la beca o empresa a la que te postules. Puedes empezar con un “Estimado/a Sr/a…”, “De mi mayor consideración”, “Estimado/a…” o simplemente, “Sr./Sra./Sres.”
  • Un párrafo de introducción en el que se incluye el motivo de la carta y la presentación. Ve directamente a cómo te enteraste de la convocatoria y tu deseo de postularte. Para ello, se suele iniciar con una frase formal como: “Me pongo en contacto con usted para…”, “Por medio de la presente, quisiera manifestarle mi interés…”.
  • El cuerpo de la carta también debe estar compuesto por uno o dos párrafos en los que se describen tus cualidades, habilidades, títulos e intereses relacionados de forma directa con el máster, programa o trabajo al que estás optando. Describe estos datos de una manera atractiva, que motiven al lector a continuar y a querer saber más sobre ti, tu trayectoria y tus aspiraciones.
  • Elabora un párrafo de conclusión. En el caso de una carta de motivación para una beca, es el momento de reforzar el interés y especificar por qué escoges ese programa. Si se trata de un puesto de trabajo, enfatiza tu deseo de tener una entrevista.
  • Por último, agradece y coloca un saludo de cierre que sea formal como, por ejemplo, “Le envío un cordial saludo…” y tu nombre completo.
como-hacer-una-carta-de-motivacion

La carta de motivación: una herramienta para destacar

Es importante que aproveches la carta de motivación para destacar entre los demás candidatos y, si echas algo en falta o lo que has escrito no te acaba de convencer, puedes pedirle a familiares o amigos que la lean y te den su opinión. Una mirada externa puede ayudar a cambiar el foco.

Sin embargo, si tienes en cuenta estos consejos y practicas, podrás hacer una carta de motivación que capte la atención del destinatario y te ayudará a obtener la beca o el puesto al que aspiras. Y es que es una herramienta clave para aumentar tu empleabilidad.

Con este propósito, y para ayudar al progreso de las personas, superar los desafíos que presenta la cuarta revolución industrial y crecer de manera inclusiva y sostenible, Banco Santander apuesta por tres conceptos clave para impulsar la empleabilidad: el aprendizaje continuo, el reciclaje profesional y la capacitación adicional. Con este fin, cuenta con el portal de Becas Santander, un programa global, único y pionero.

Si buscas seguir creciendo tanto personal como profesionalmente, consulta el portal de Becas Santander, en el que encontrarás cientos de oportunidades para formarte de la mano de instituciones de prestigio internacional. Podrás acceder a capacitaciones en tecnología, idiomas, estudios, investigación, soft skills, prácticas y liderazgo femenino, que te ayudarán a mejorar tu empleabilidad o reorientar tu carrera profesional.

¿Quieres convertirte en un lifelong learner y seguir aprendiendo para aumentar tus oportunidades laborales? El portal de Becas Santander te ofrece un montón de opciones para que puedas alcanzar tus objetivos. Consulta la plataforma y recuerda, puedes inscribirte en tantos programas como quieras. ¡Aprovecha la oportunidad!

Más posts interesantes que leer...