Control financiero: qué es, objetivos e implementación

02/05/2022 | Santander Universidades

El control financiero o gestión financiera se ha convertido en una parte esencial de las finanzas de cualquier empresa. Sin ir más lejos, más del 50% de las pymes fracasan en sus primeros años de vida a causa de una mala gestión financiera.

Cuando hablamos de control financiero, nos referimos a los sistemas de seguimiento y medición implementados para rastrear los recursos financieros de una organización y así poder mostrar el estado real de sus cuentas. Lo cierto es que todas las empresas deben aplicar controles financieros para asegurar una gestión eficaz de sus finanzas y para garantizar que todas las personas implicadas conocen los procedimientos a seguir y sus responsabilidades.

¿Qué es y cuáles son los objetivos del control financiero?

El concepto de control financiero se refiere a las políticas y procedimientos enmarcados por una organización para administrar, documentar, evaluar y reportar las transacciones financieras de una empresa u organización. Es decir, se refiere a todas las herramientas y técnicas adoptadas por una empresa para controlar sus diversos asuntos financieros. Los objetivos del control financiero incluyen:

  1. Optimizar los recursos económicos. Esto incluye la elaboración de presupuestos para el uso adecuado de los recursos disponibles y la prevención de fugas de fondos.  Esto favorecerá la maximización del beneficio y la creación de una base económica sólida que permita garantizar la supervivencia del negocio.

  2. Mantener el capital adecuado. Un control financiero eficaz evita tanto la sobrecapitalización como la subcapitalización. El objetivo es obtener capital de fuentes más baratas, manteniendo una combinación sostenible entre deuda y liquidez. Al mismo tiempo, esto aumenta la confianza de los proveedores y los inversores.

  3. Verificar el cumplimiento de los objetivos y detectar errores y áreas de mejora. El control financiero permite hacer un diagnóstico de la situación con el que es posible tanto controlar si se están cumpliendo los objetivos marcados como detectar posibles problemas o desajustes, por ejemplo, irregularidades que puedan hacer que la empresa pierda ventaja competitiva. Una vez que se han detectado los riesgos que pueden poner en peligro la salud financiera de la organización, se pueden aplicar las medidas necesarias para reconducir la situación. 

¿Qué es un controller financiero?

El controller financiero, también conocido como controlador financiero o director de contabilidad, se encarga de supervisar las funciones contables diarias, realizar pronósticos y presupuestos, manejar transacciones financieras, preparar informes financieros, evaluar y gestionar el riesgo y coordinar los procesos de auditoría. Su responsabilidad, por tanto, es garantizar la estabilidad financiera de la organización con el fin de asegurar su crecimiento económico.

Para ello, el controller financiero debe contar con conocimientos avanzados sobre contabilidad, gestión financiera, planificación estratégica y optimización de procesos. Además, también es imprescindible que disponga de algunas habilidades blandas o soft skills, como la toma de decisiones, el análisis, el trabajo en equipo, organización o habilidades de liderazgo

control-financiero

Cómo mejorar el control financiero de tu organización

El control financiero es algo fundamental: está en el centro de la gestión de un negocio exitoso. Y es que afecta a varios aspectos, desde la gestión del flujo de caja y el seguimiento del rendimiento comercial hasta el desarrollo de planes que garanticen que las partes interesadas puedan aprovechar al máximo las oportunidades de mercado disponibles. 

Por esta razón, implica planificar, analizar, organizar y controlar los recursos financieros para lograr los objetivos de negocio. Sin embargo, a veces, estas tareas se ven algo limitadas por la capacidad de los profesionales para obtener los datos a tiempo y aplicar soluciones eficientes que garanticen sus planes de negocio.

Con este propósito de dotar a los profesionales de las habilidades necesarias, y para ayudar al progreso de las personas, superar los desafíos que presenta la cuarta revolución industrial y crecer de manera inclusiva y sostenible, Banco Santander apuesta por tres conceptos clave para impulsar la empleabilidad: el aprendizaje continuo, el reciclaje profesional y la capacitación adicional. Con este fin, cuenta con el portal de Becas Santander, un programa global, único y pionero. 

Si buscas seguir creciendo tanto personal como profesionalmente, consulta el portal de Becas Santander  en el que encontrarás cientos de oportunidades para formarte de la mano de instituciones de prestigio internacional. Podrás acceder a capacitaciones en tecnología, idiomas, estudios, investigación, soft skills, prácticas y liderazgo femenino, que te ayudarán a mejorar tu empleabilidad o reorientar tu carrera profesional.

 

¿Quieres convertirte en un lifelong learner y seguir aprendiendo para aumentar tus oportunidades laborales? El portal de Becas Santander te ofrece un montón de opciones para que puedas alcanzar tus objetivos. Consulta la plataforma y recuerda, puedes inscribirte en tantos programas como quieras. ¡Aprovecha la oportunidad!

 

Más posts interesantes que leer...