¿No sabes cómo tomar decisiones difíciles? Aplica el método PROACT

17/11/2021 | Santander Universidades

La vida es una continua elección: desde qué ropa te vas a poner a primera hora del día hasta concluir si dejas tu trabajo actual por otra oferta. Y es que, solo en relación con la comida, cada persona toma 200 decisiones a lo largo del día

Es evidente que hay distintos tipos de decisión, algunas más sencillas y otras más difíciles, con consecuencias serias y duraderas a nivel personal y profesional. Pero, ¿sabes qué hay que hacer para acertar a la hora de tomar decisiones difíciles? Te lo contamos.

El método PROACT: una herramienta para tomar decisiones difíciles

Lo cierto es que existen técnicas que pueden ayudarte a tomar decisiones complejas. Una de ellas es el método PROACT, desarrollado por John S. Hammond, Ralph L. Keeney y Howard Raiffa en el libro Decisiones Inteligentes. Según estos autores, hasta las decisiones más difíciles se pueden analizar y resolver si se consideran ocho elementos: 

  • El problema  
  • Los objetivos
  • Las alternativas
  • Las consecuencias
  • Las transacciones
  • La incertidumbre
  • La tolerancia del riesgo
  • Las decisiones vinculadas

En principio, con los cinco primeros factores —que dan nombre a la metodología (PROACT)— sería suficiente para tomar decisiones difíciles. No obstante, los últimos tres elementos te ayudarán a aclarar las ideas en situaciones de mucha incertidumbre o en aquellos escenarios volátiles o en evolución.

decisiones difíciles

¿Cómo aplicar el método PROACT?

Para definir el mejor proceso para tomar decisiones difíciles, es importante seguir una serie de pasos: 

  • Definir el problema: el primer paso es definir de manera correcta el problema. Por ejemplo, puede que te estés planteando qué oferta de empleo escoger, cuando realmente la pregunta que te debes formular es si quieres comenzar a trabajar o prefieres seguir formándote para cumplir con tus objetivos. Por ello, es importante que analices la cuestión en profundidad, sin dejarte llevar por prejuicios o para dar por sentadas determinadas opciones. 
  • Identificar los objetivos: una vez dilucidada la raíz del problema, plantéate qué quieres conseguir. Debes ser consciente de que cualquier decisión es un medio para llegar a un fin. Por ello, y siguiendo con el ejemplo anterior, ¿cuáles son tus metas a nivel laboral? ¿Deseas conseguir un trabajo que te permita vivir con cierta solvencia o te gustaría tener un empleo que te motive y en el que quieras seguir creciendo?
  • Buscar alternativas: para que se produzca una decisión, es imprescindible que existan varias opciones. Ahora bien, ¿has analizado todas las posibilidades o te has limitado a las alternativas más obvias? No se trata, por ejemplo, de estudiar o trabajar; también hay quien opta por vivir un año sabático. 
  • Evaluar las consecuencias: puede que muchas de las alternativas te resulten emocionantes. Sin embargo, también debes valorar las consecuencias de cada opción para identificar la que mejor se ajusta a tus objetivos.
  • Valorar las transacciones: no siempre es posible encontrar la opción perfecta. La toma de decisiones difíciles implica establecer prioridades y realizar sacrificios para conseguir un equilibrio. 

Por ejemplo, puede que tu trabajo sea muy importante para ti, pero también tu familia y amigos, por lo que quizá te plantees una reducción de las horas que pasas en la oficina para poder dedicar más tiempo a tus relaciones personales, o viceversa. 

  • Aclarar las incertidumbres: es posible que no se esclarezcan algunas consecuencias de tus elecciones u opciones. De esta manera, si estás pensando en reciclarte profesionalmente, te pueden surgir  dudas respecto a si realmente vales para ello, si encontrarás empleo en este nuevo campo o si merecerá la pena el sacrificio. 

¿Qué hay que hacer en estos casos? Analiza los distintos escenarios que pueden darse y las posibles soluciones a cada uno de ellos. Así, puedes investigar la tasa de ocupación de tu nuevo perfil profesional para reducir la incertidumbre sobre tus probabilidades de encontrar trabajo en un futuro o plantearte la opción de volver a tu antiguo puesto si finalmente no te satisface tu nueva área de actividad.  

  • Analizar la tolerancia del riesgo: es fundamental que te cuestiones qué pasaría si finalmente tomas una decisión equivocada y si estarías dispuesto  a asumir ese riesgo. 
  • Considerar las decisiones vinculadas: por último, ten en cuenta que el presente y el futuro están vinculados. Por ejemplo, decidir seguir formándote hoy, te abrirá la puerta a mejores opciones laborales en el futuro. En este sentido, cuando te enfrentes a decisiones difíciles, visualiza las consecuencias de cada opción a corto y largo plazo, como una especie de secuencia de acciones y efectos. 
decisiones difíciles

Como puedes ver, el proceso PROACT es una técnica muy útil para tomar decisiones difíciles. No obstante, es importante ponerla en práctica, ya que se puede aprender y perfeccionar a través de la experiencia. Asimismo, desarrollar habilidades blandas, como la toma de decisiones, resulta fundamental para tu formación personal, y es cada día más necesario a nivel laboral, tanto si buscas un nuevo empleo como si te planteas emprender y desarrollar tu propia idea de negocio. 

Por esta razón, si tienes inquietud por emprender tu propio proyecto empresarial o social, deseas conocer las principales herramientas para abordarlo y quieres adquirir competencias emprendedoras para mejorar tu desarrollo profesional en cualquier organización o proyecto, con el Test de Competencias y Habilidades Emprendedoras podrás medir tus destrezas emprendedoras para potenciar tu carrera. Cuando hayas completado el test, tendrás la oportunidad de acceder a una formación online gratuita para reforzar tus habilidades en Design Thinking, Business Model, Lean Startup, metodologías Agile y financiación. Sea cual sea tu nivel de conocimiento.

¿Estás listo para emprender el viaje hacia tu crecimiento personal y profesional? Realiza este Test de Competencias y Habilidades Emprendedoras e impulsa tus iniciativas con éxito. ¡Nunca dejes de aprender!

Más posts interesantes que leer...