Desarrollo directivo y el liderazgo femenino del futuro

25/09/2020 | Santander Universidades

El desarrollo directivo por parte de las mujeres es clave no sólo para superar con éxito la competitividad natural del mercado profesional, sino también para reducir la brecha de género que por cultura ha predominado por mucho tiempo en los altos cargos. 

Según indica el estudio Women In Business de Grant Thornton de 2020, en la actualidad, a nivel global, el 87% de las empresas tienen al menos una mujer ocupando un cargo en la alta dirección. Sin embargo, la brecha de género sigue existiendo, ya que, de promedio, las mujeres no suelen ocupar más del 29% del total de puestos directivos en las organizaciones. 

Esto significa que hay mujeres que están conquistando posiciones en puestos directivos a pesar de que en el ámbito de la cultura empresarial todavía no se está fomentando lo suficiente la inclusión femenina en dichos cargos. Y lo están logrando gracias a que han invertido tiempo y esfuerzo en su propio desarrollo directivo como profesionales.

¿Qué es el desarrollo directivo?

El desarrollo directivo es el proceso de formación que atraviesa cualquier  profesional que busca adquirir las habilidades y las competencias necesarias para asumir con efectividad un puesto de alto liderazgo en una organización.

Por lo general, este proceso se lleva a cabo a través de programas de desarrollo directivo, que son entrenamientos intensivos especialmente diseñados para ayudar a desarrollar habilidades intelectuales, prácticas y analíticas de gestión organizacional.

También proporcionan las herramientas para comprender las fuerzas comerciales, económicas y políticas que afectan a las empresas; adquirir un pensamiento estratégico para afrontar los complejos desafíos del entorno; afinar la toma de decisiones oportunas y eficaces; superar los temores ante las grandes responsabilidades; aplicar las teorías vanguardistas de gerencia y economía al mundo real, y proponer por cuenta propia soluciones innovadoras a diversos tipos de escenarios empresariales.

En el caso del talento femenino, el desarrollo directivo busca dotar a las mujeres con las suficientes capacidades de liderazgo y negociación que les permitan ocupar cargos en los niveles más altos de las empresas, reduciendo de esta manera la brecha de género que existe hoy en día en las cúpulas directivas de las organizaciones.

La mujer ejecutiva es una gran gestora de imprevistos, con grandes dotes de comunicación, flexibilidad y escucha activa.

Laura Muñoz, directora de Brand Equity de Natura Bissé

¿Qué impacto tiene el talento directivo femenino en las empresas?

Contar con mujeres en puestos de alta dirección puede significar un aumento importante en las ganancias de una empresa. Esta es la conclusión a la cual llegaron el Peterson Institute y Ernst & Young (EY) tras su investigación conjunta Is Gender Diversity Profitable? Evidence from a Global Survey

Dicho informe revela que, de las 21.980 empresas analizadas a nivel mundial, aquellas que tienen un 30% de sus puestos directivos ocupados por mujeres han alcanzado un margen neto de ganancias de hasta 6% por encima de las empresas que no cuentan con mujeres directivas.

La evidencia es bastante clara. La incorporación de mujeres a cargos de liderazgo y el apoyo a su desarrollo directivo aporta los niveles de innovación y de disrupción extras que las empresas necesitan para sobrevivir y prosperar en un mercado cada vez más cambiante.

El coste de oportunidad de no apostar por equipos directivos mixtos, en términos de retorno sobre los activos, supone una pérdida de casi 580.000 millones de euros en los 35 países analizados.

Isabel Perea, socia de Grant Thornton

¿Cuál debe ser el primer paso de las mujeres líderes?

Según el informe The Global Gender Gap 2020 del Foro Económico Mundial, se pronostica que la paridad de género en Europa occidental se consolidará en los próximos 54 años y, en América Latina, en unos 59 años.

En Norteamérica, el panorama es menos alentador, con un pronóstico de no menos de 151 años.

Ante esta situación, las mujeres líderes deben preguntarse si están dispuestas a esperar tantos años a que las oportunidades profesionales comiencen a presentarse de manera equitativa, o si prefieren tomar las riendas y comenzar a trabajar en su desarrollo directivo para marcar la diferencia y conquistar la cúspide empresarial gracias al fortalecimiento de sus habilidades.

Es cierto que en la sociedad existe un problema de paridad de género, pero lo que verdaderamente separa a las mujeres de la cima profesional es la actitud. De acuerdo con el estudio Navigating Disruption without Gender Diversity? Think Again de EY (Ernst & Young), el 61% de las mujeres cree que las organizaciones no ofrecen suficiente diversidad en sus puestos de alta dirección. 

Sin embargo, Sheryl Sandberg, la primera y única mujer en la junta directiva de Facebook a nivel mundial, explica en su conferencia TED Why We Have Too Few Women Leaders que la principal causa de que este problema exista es que las mujeres suelen desconfiar de sí mismas y no se sienten capaces ni merecedoras de ocupar una posición de alto liderazgo. Por tanto, terminan alineando sus conductas en la dirección equivocada de la superación profesional.

Las mujeres subestiman sistemáticamente sus capacidades…, no negocian por sí mismas…, y les atribuyen su éxito a factores externos… Nadie consigue una oficina importante sentándose a un lado y no en la mesa de negociación, y nadie consigue un ascenso si no piensa que se merece el éxito.

Sheryl Sandberg, jefa de operaciones de Facebook

En otras palabras, las más interesadas en su desarrollo directivo son las mujeres mismas. Si estas centran sus esfuerzos en mejorar sus habilidades de liderazgo, cada vez más empresas estarán interesadas en contratarlas para los puestos de alta gerencia. Es aquí donde entran en juego los programas de desarrollo directivo como ese primer paso para las mujeres líderes.

¿Por qué es necesario un programa de desarrollo directivo?

Por un lado, cuando las mujeres acceden a un programa de desarrollo directivo de manera particular, se están entrenando para convertirse en esa figura de liderazgo femenino cada vez más valorada por las organizaciones, multiplicando así sus niveles de competitividad y de empleabilidad en el mercado laboral. Por otro lado, cuando se implementa un programa de desarrollo directivo in-company (dentro de la organización), la empresa logra capacitar y retener el talento femenino de manera efectiva y eficiente, facilitando así el aprovechamiento de la innovación y la disrupción que puede aportar su personal interno.

Una empresa, cuanto más refleje la diversidad de la sociedad en la que realiza su actividad, mejor entenderá a sus clientes actuales y potenciales. Y para eso es fundamental incrementar esa diversidad en los niveles directivos que influyen en la toma de decisiones.

Jaime Pérez Renovales, director de la división de Secretaría General y Recursos Humanos de Banco Santander
 

Por ello, algunos de los principales beneficios de un programa de becas, como Becas Santander,  es que ayudan a mujeres a desarrollar conocimientos y herramientas imprescindibles como líderes:

  • Mejorar la comprensión del modelo actual de liderazgo y aplicar el conocimiento y las habilidades aprendidas a su propio equipo y organización.

  • Conseguir claridad y seguridad en su estilo de liderazgo y formular un plan de desarrollo personal diseñado para acelerar su carrera.

  • La posibilidad de aprender de profesores reconocidos.

  • Obtener una perspectiva verdaderamente global y amplia de su red profesional aprendiendo con un grupo internacional de compañeras.

Becas Santander para mujeres líderes

En su informe Women in Business, la firma Grant Thornton reconoce a  Banco Santander como un caso de éxito entre las empresas españolas por sus iniciativas de incorporar mujeres líderes tanto a su consejo de administración como a su alta dirección. De hecho, la presidencia de Banco Santander está en manos de una mujer, Ana Botín, quien además se encuentra en la primera posición de la lista Most Powerful Women International, publicada por la revista Fortune.

Banco Santander, a través de Becas Santander, impulsa diversas iniciativas que tienen el objetivo de potenciar el desarrollo del liderazgo femenino con el fin de facilitar a las participantes las herramientas y las habilidades necesarias para convertirse en las líderes del futuro. 

¿Quieres desarrollar tus  habilidades de liderazgo y dirección?  Consulta el portal de Becas Santander y encuentra la formación que mejor se adapte a ti para dar un impulso a tu carrera profesional. ¡Aprovecha la oportunidad e inscríbete!