Felicidad en el trabajo: claves para conseguirla y beneficios

17/05/2021 | Santander Universidades

¿Cómo mides la felicidad en el trabajo? ¿Te has preguntado cómo consiguen  las empresas tener trabajadores felices? ¿Por qué en la actualidad se habla cada vez más de felicidad laboral? Para responder a estas y otras cuestiones debemos partir de la psicología y su estudio sobre las necesidades de los seres humanos.

En estos últimos años, ha crecido el interés por medir, analizar y entender la felicidad mediante diferentes fuentes y medios. Esto ha ocurrido en especial en el ámbito empresarial, en el que la felicidad en el trabajo se puede definir como un estado de ánimo que permite que los colaboradores o empleados tengan más que razones económicas para realizar sus labores diarias.

Las organizaciones son cada vez más conscientes del impacto que la felicidad laboral tiene en los resultados, y garantizarla se ha convertido en parte de la estrategia empresarial de muchas de ellas. Se trata de una estrategia de adaptación al entorno cambiante y exigente al que nos enfrentamos. 

Hoy en día, se abre el debate sobre qué pueden ofrecernos las empresas para que nos sintamos felices con nuestros empleos, se cuestionan las prácticas tradicionales y se da paso a nuevos métodos. Desde la perspectiva de los recursos humanos, se pasa de la captación a la retención del talento gracias a estos nuevos métodos.

Dinero y felicidad no siempre van de la mano 

La VIII Encuesta Adecco sobre Felicidad en el Trabajo, revela datos que demuestran que el dinero no lo es todo. Un 67,1 % de los encuestados opina que los trabajadores con mayor salario no son más felices solo por ello, mientras un 62,4 % asegura que estaría dispuesto a sacrificar salario en beneficio de la felicidad laboral. Entonces, ¿por qué se relacionan tanto los conceptos de dinero y felicidad como si de causa-consecuencia se tratase?

Un conocido estudio de Daniel Kahneman muestra que el límite económico de la felicidad está en 60.000 € anuales. Es decir, que a partir de esta cantidad el nivel de felicidad diaria no aumenta, sino que se mantiene. Entonces, si el dinero no está directamente relacionado con un aumento de la felicidad de manera sostenida en el tiempo, ¿qué otros factores influyen en la percepción de la felicidad en el trabajo?

Formas de lograr la felicidad en el trabajo

Existe una amplia variedad de prácticas para lograr empresas más felices más allá de un aumento de sueldo. Por ejemplo, flexibilizar horarios para compatibilizar la vida personal y profesional, el teletrabajo, renovar mobiliario para una estética más agradable y convertir la oficina en un espacio atractivo.

¿Eso nos hace realmente felices? Lo que sabemos hasta la fecha, es lo que nos produce mayor infelicidad. Según sostiene Daniel Kahneman en su libro Pensar rápido, pensar despacio, las cuatro actividades que nos hacen sentir más infelices son:

    Ir a trabajar: madrugar,  tráfico, transporte, etc.

    Hablar con la persona encargada: presión, trabajo poco valorado, etc. 

    Trabajar: aunque tengamos vocación, sentimos que tenemos la obligación de trabajar para sobrevivir y se convierte en una realidad insatisfactoria. Nos frustramos al trabajar demasiadas horas, al tener que exponernos a ruidos molestos, sentir la presión del tiempo, no alcanzar los objetivos, etc. 

    Volver del trabajo puede ser estresante. Muchas veces nos enfrentamos a largas colas de tráfico para llegar a casa y, una vez en casa, nos cuesta separar la vida laboral de la familiar.

Dado que no podemos evitar las cuatro situaciones, como mucho un par de ellas gracias al teletrabajo, debemos centrarnos en lo que sí podemos hacer y en lo que tiene efectos positivos tanto en el empleador como en el empleado.

La motivación es un factor clave para mantener la ilusión y ser constantes en la consecución de los objetivos. Tener una plantilla motivada incrementa el rendimiento y, por lo tanto, tiene un efecto directo sobre los beneficios de la compañía.

También es crucial que los trabajadores se sientan reconocidos por sus labores. Cuando los responsables dan feedback, no deben olvidarse de centrarse en lo positivo para reforzar las conductas favorables y minimizar las menos deseadas.

Ofrecer la posibilidad de participar en proyectos novedosos y estimulantes, dando la oportunidad de salir de la rutina y aprender cosas nuevas, también resulta atractivo para la mayoría de trabajadores.

Por último, simplificar el proceso de toma de decisiones, desarticulando las redes jerárquicas que marcan la dirección de la empresa, influye en que los empleados se sientan libres a la hora de gestionar sus tareas, sin necesidad de consultar cada paso que dan a sus superiores.

que-es-un-bootcamp

La felicidad en el trabajo está en manos de todos

El departamento de recursos humanos, junto con la dirección, son los encargados y responsables de fomentar espacios donde los empleados se sientan felices. Estas actividades forman parte del área de desarrollo del talento.  

Se puede gestionar tanto interna como externamente. Hay empresas que han creado estas estructuras y las han dotado de personas formadas y preparadas para afrontar este reto. Otras no lo tienen implementado, pero se preocupan igualmente por ser empresas más felices y escogen la opción de externalizar.

¿Cuál es la mejor opción? La que tenga la mejor intención y voluntad y destine recursos para ese fin. No es tan importante si la persona que lo gestiona es interna o externa a la organización siempre que disponga de la información necesaria, los recursos y el apoyo para implementarla. 

Algunas empresas, como Mahou Sanmiguel, se han dado cuenta de la relevancia de este fenómeno y han creado un departamento de felicidad, dirigido y coordinado por un manager o director de felicidad y un equipo de soporte para la implementación de acciones. 

Otras empresas más pequeñas como Ethikos, publican ofertas laborales para el puesto de director de felicidad de la empresa. En el fondo, es muy rentable. Piénsalo: ¿cuándo rindes más?, ¿influye el humor en la consecución de tus resultados?

Sin embargo, una de las soluciones implementadas por compañías que siguen un modelo de organización saludable y un enfoque hacia la felicidad laboral es la formación continua, tanto para las personas encargadas de estas funciones como para el resto de los empleados. La filosofía del Lifelong Learning plantea la necesidad de actualizar los conocimientos para mantenernos siempre activos y competentes en un mercado cambiante y poco previsible.

De ahí que desde Banco Santander se impulsen las Becas Santander. Se trata de un programa de becas que ofrece la oportunidad de seguir formándote a lo largo de tu vida y adquirir nuevas habilidades, técnicas y estrategias, mediante metodologías punteras como el learning by doing y online learning journeys, potenciando el disfrute en el proceso de aprendizaje.

¿Quieres dar un giro a tu trayectoria profesional? Accede al portal de Becas Santander y anímate a aprender nuevos conocimientos y habilidades. La formación continua, que te pueden proporcionar estas becas, se puede convertir en un gran aliciente para que no pierdas tu motivación.

Más posts interesantes que leer...