Habilidades para currículum: cómo introducirlas de manera efectiva

30/08/2021 | Santander Universidades

¿Sabes si tu currículum pasa la prueba de los siete segundos? Según un informe de Deloitte, los reclutadores dedican de media siete segundos por candidato a la hora de conocer la historia de su vida laboral. Por esta razón, solo tienes unos instantes para demostrar tus habilidades en el currículum y convencerles de que sigan leyendo. 

¿Quieres saber cómo introducir tus habilidades en el currículum para superar esta prueba y convertirlo en una herramienta eficaz para encontrar trabajo? Te lo explicamos.

Mujer mostrando sus habilidades del currículum.

¿Qué aptitudes hay que poner en el currículum?

Tal y como se expone en el anterior informe de Deloitte, la clave de un currículum no está en la narrativa histórica de una carrera profesional, sino en destacar las experiencias y aptitudes. Por ello, a la hora de hacer un buen currículum para postular a un puesto de trabajo, hay que tener claro qué aptitudes tienes y qué necesita la empresa que, por lo general, suelen demandar habilidades duras, también conocidas como hard skills, como títulos académicos, manejo de herramientas y softwares o idiomas.

Sin embargo, cada vez más departamentos de Recursos Humanos requieren que sus candidatos posean otro tipo de aptitudes, en concreto, ciertas habilidades blandas, o soft skills. Sin ir más lejos, un estudio de Jobatus sostiene que un 73% de las empresas ya pide habilidades blandas relacionadas con la inteligencia emocional, la actitud o las competencias sociales. Asimismo, según este mismo, las soft skills más demandadas en la actualidad son la autogestión, la comunicación y el trabajo en equipo.

A pesar de todo, un análisis de Infojobs revela que el 86% de las organizaciones considera que las hard skills son más importantes que las soft skills, pero estas últimas cada vez van adquiriendo mayor relevancia y son más decisivas en puestos que requieren un trabajo en equipo. De ahí la importancia de plasmarlas en el currículum, aunque no sean tan fáciles de demostrar en primera instancia, como un título académico o el nivel de idiomas.

No obstante, hay que tener en cuenta que poner demasiadas habilidades en el currículum puede producir el efecto contrario al deseado, por lo que ¿sigues sin saber qué habilidades debes destacar? 

Pongamos por caso que un candidato acaba de graduarse y se dispone a entrar en el mundo laboral sin experiencia, sin trabajos previos que avalen su conocimiento y sin recomendaciones de directivos o jefes de equipo. En ese caso, algunas soft skills como el compañerismo, la adaptabilidad, la capacidad comunicativa o la creatividad serán la clave en su presentación laboral. Incluso se podrían convertir en el hilo conductor de todo el documento.

Por el contrario, si una persona con años de experiencia busca cambiar de trabajo para impulsar su carrera profesional, podrá destacar en mayor medida sus habilidades duras a través de su experiencia y conocimientos de herramientas, procesos y programas – aunque no hay que olvidar mencionar las habilidades blandas.

Cómo introducir tus aptitudes en el currículum

Una vez que tenemos más claro qué debemos poner, es el momento de decidir  cómo plasmarlo. Lo cierto es que hay muchas maneras de estructurar el currículum y que este contenga toda la información que nos interesa que la empresa conozca de nosotros. A continuación, tienes algunos puntos que debes tener en cuenta a la hora de hacer tu currículum:

  • Un CV claro y escaneable: una de las claves a la hora de introducir la información es que el contenido sea sencillo de leer y escaneable. De hecho, la claridad y legibilidad pueden aumentar entre un 40% y un 60% la capacidad de atracción del CV, según Infojobs. Para ello, es conveniente utilizar viñetas, títulos y diferentes apartados, ya que el punto focal durante los siete segundos que tardan en revisar tu currículum los reclutadores está en los títulos y la información que permite completarlos. 
  • Los elementos visuales: otra alternativa es añadir un gráfico, iconos o una barra de estado en la que mostrar el grado o el porcentaje de conocimientos o habilidades que posees de las diferentes competencias. El componente visual ayuda a recordar y entender de manera rápida la información.
  • La redacción y los extractos: es esencial no obviar la redacción en el currículum. El extracto inicial es un excelente espacio para añadir algunas de las principales capacidades que queremos destacar. De igual manera, en ciertos casos, puede resultar beneficioso ampliar la información sobre la experiencia laboral con una breve explicación sobre qué tipo de tareas desempeñaste en cada puesto.

Dada la importancia, ya no solo del contenido, sino también de la estructura y de un diseño limpio, claro y sencillo, es fundamental conocer algunas herramientas que, con sus formatos, te ayudarán a sacar el máximo partido a tus habilidades en el CV:

  • Plantillas de Word: este editor de texto ofrece diferentes plantillas de varios estilos. Para conseguir alguna, tan solo tienes que ir a la página oficial de Microsoft y elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.
  • Canva: este programa de diseño web y edición de imágenes proporciona la posibilidad de hacer currículums personalizados para resaltar más tu carta de presentación.
  • CV app: es una página web gratuita que te permitirá elegir entre cientos de plantillas prediseñadas para presentar un contenido bien ordenado y claro.
Mujer leeyendo las habilidades para el currículum.

Demuestra lo que escribes

Destacar las habilidades en el currículum no consiste únicamente en escribirlas, sino que también es necesario demostrarlas. 

Por ejemplo, ¿eres una persona que destaca por su creatividad y por salirse de lo convencional y crees que es la aptitud clave para ese puesto de trabajo? Ponlo en el currículum y demuéstralo. Esto fue lo que hizo Adam cuando terminó la universidad y decidió contratar el espacio de una valla publicitaria para pedir trabajo. En ella se podía leer: “he invertido mis últimas 500 libras en pagar esta valla, por favor, dadme un trabajo”. 

También lo siguió Raquel Gómez, una excelente negociadora con una buena gestión del estrés, que propuso jugarse su contratación a piedra, papel, tijera. Toda una declaración de intenciones que seguro que sacó a su entrevistador de su zona de confort. 

Desarrolla tus habilidades

La búsqueda activa de empleo es un trabajo que requiere investigación, estrategia y planificación. No se trata de conocer solo lo que la otra parte busca, sino de hacer un trabajo introspectivo y encontrar lo que, como candidato o futuro empleado, podemos aportar. Sin embargo, es cierto que no es sencillo decidir cuáles son las habilidades para el currículum que, además de tenerlas, hay que saber cómo introducirlas y demostrarlas.

Por ello, potenciar las aptitudes profesionales innatas y mejorar las que no se tienen a través de la formación será crucial para aumentar tus posibilidades de alcanzar tus objetivos profesionales. Con el fin de que puedas desarrollar tus aptitudes profesionales, Banco Santander, como parte de su contribución a la sociedad, impulsa las Becas Santander, con las que ofrece la oportunidad de formarse de la mano de instituciones prestigiosas.

Para lograr este objetivo, apuesta por el reciclaje profesional y la capacitación adicional, conceptos claves para acelerar tu crecimiento profesional a través del lifelong learning o el aprendizaje continuo en materias punteras como tecnología, idiomas, estudios, investigación, soft skills, prácticas y liderazgo femenino.


Si quieres acceder a los numerosos programas de capacitación con los que mejorar tu competitividad laboral, consulta el portal de Becas Santander y desarrolla las aptitudes que tu currículum necesita para destacar y alcanzar tus objetivos profesionales. ¡Es tu oportunidad!

Más posts interesantes que leer...