“Tenemos que pasar de mentorizar a las mujeres a esponsorizarlas”, Julia Sánchez

09/10/2020 | Julia Sánchez

Mi nombre es Julia Sánchez, soy CEO de la Escuela de Música Reina Sofía y el año pasado tuve la suerte de ser beneficiaria de las Becas Santander W50 – The Next Generation of Leading Women, de Banco Santander, y de poder vivir una experiencia única en la Universidad de California (UCLA), en Los Ángeles. En este artículo me gustaría compartir con vosotras todo lo que aprendí durante esas semanas que pasé en Los Ángeles junto a otras mujeres que apuestan por el liderazgo femenino y promover el rol de las mujeres dentro de las empresas

Durante la crisis de la covid-19, muchas mujeres trabajadoras nos hemos sentido estresadas, sobrepasadas, cansadas e incluso un poco deprimidas, como la propia Michelle Obama reconocía recientemente en un podcast. La incertidumbre de la pandemia ha hecho aún más difícil compaginar el empleo con el cuidado de los niños y la responsabilidad de llevar una casa. Las mujeres que ejercemos nuestra profesión en organizaciones con impacto social, somos todavía mas conscientes de esta dificultad, porque sentimos que en este periodo nuestro sector es mas esencial que nunca y tenemos que “darlo todo”.

La sensación de culpa por no poder dedicar suficiente tiempo ni a la familia ni al trabajo se ha visto agudizada por la covid-19, pero ¿no es así como muchas veces ya nos sentíamos las mujeres antes? Por otra parte, estos meses han ayudado a dar más visibilidad al exceso de carga que llevamos, lo que supone una buena oportunidad para tomar conciencia, replantearnos nuestro día a día y ver qué podemos hacer para sentirnos mejor con nosotras mismas y, por lo tanto, con nuestro entorno.

Las mujeres en las organizaciones de impacto social, cultural y ambiental

En mi caso, me considero una afortunada por trabajar en una institución cultural educativa con un gran impacto social. La presencia de mujeres empleadas en este sector es mucho mayor de lo habitual, probablemente porque estas organizaciones requieren en su día a día de valores propiamente femeninos, como los que describen Mercè Brey y Victoria Yasinetskaya en su último libro, Alfas y Omegas: empatía, colaboración y sensibilidad.

Sin embargo, en lo que se refiere a puestos de liderazgo, estos organismos están lejos de ser paritarios. Por ejemplo, solo un 5% de los directores de orquesta son mujeres, la presencia femenina en órganos de gobierno de las ONG se queda en el 44% (según el informe de 2020 La mujer directiva en la ONG de la Fundación Lealtad). En cuanto a los ámbitos asistencial y educativo, es verdad que cuentan con muchas trabajadoras como sanitarias, profesoras o auxiliares, pero aún son minoría las decanas, rectoras o directoras de colegios, de servicios médicos o de hospitales.

De ahí la importancia de que otras profesionales se unan a iniciativas de desarrollo del liderazgo, como la convocatoria de las nuevas Becas Santander Women | W50 Leadership – London School of Economics, dirigidas a mujeres con puestos de responsabilidad y más de 10 años de experiencia laboral en cualquier tipo de organización.

Gracias a un plan de formación online de ocho semanas de duración, las mujeres que se beneficien de estas 50 becas podrán adquirir conocimientos y técnicas sobre el liderazgo de equipos, así como explorar su trayectoria profesional y elaborar un plan de desarrollo personal para impulsar su carrera profesional.

Aumentar el peso de la economía de impacto

Si queremos cumplir con los Objetivos de desarrollo sostenible, debemos dar más importancia a la educación y a las artes y humanidades y fomentar la inclusión y la diversidad. De esta manera, afrontaremos mejor los retos que tenemos por delante y tendremos sociedades más justas y con mayor capacidad crítica.

El mundo se mueve hacia una economía de impacto. Vemos cada día cómo inversores, emprendedores y empleados buscan organizaciones y proyectos que respeten el medioambiente y contribuyan al progreso de la sociedad. Pero, para que ese viaje hacia el impacto social y ambiental se pueda producir, es imprescindible llevar los valores propiamente femeninos a los equipos de dirección de estas ramas de actividad. Se trata de dar más espacio a las mujeres, pero también, de incorporar "lo femenino". Los hombres pueden y deben hacer propios atributos como la flexibilidad, la intuición, la creatividad o la facilidad para llegar a consensos.

Decía Ana Botín en su artículo Stop Asking If Diversity Matters For Business (2020) que, para que la diversidad surta efecto, hay que enraizarla en la cultura y el ambiente de la organización. Haciéndolo así, no solo mejoraremos el clima de la organización, sino también su rentabilidad; una tendencia que es cada vez más patente. Según el informe  Diversity Wins (2020) de McKinsey & Company, la probabilidad de que las empresas con mayor diversidad de género en el equipo directivo obtengan mejores resultados ha pasado del 15% en 2014 al 25% en 2019.

Pero también hay retrocesos: este mismo trabajo encuentra un obstáculo en el camino hacia la diversidad precisamente en las organizaciones más comprometidas con este concepto. Colleen Ammerman, directora de Gender Initiative en Harvard Business School advierte de que la brusca expansión del teletrabajo puede magnificar las barreras de género en su artículo Why the Crisis Is Putting Companies at Risk of Losing Female Talent (2020).

Conseguir que haya más mujeres referentes en el ámbito del impacto

¿Qué medidas concretas podemos tomar nosotras para, por una parte, dejar de sentirnos mal por no llegar a todo y, por otra, contribuir a que ganen peso los sectores de impacto y la diversidad y la inclusión pasen del estadio de las buenas intenciones al de las políticas reales? Creo que, a nivel individual, debemos sincerarnos y aceptar y compartir que no es fácil equilibrar el trabajo y la vida. A mí me ha ayudado mucho contar con una red de apoyo entre mujeres que tienen una vida laboral intensa, como la mía.

Haber tenido la oportunidad de formar parte de Becas Santander W50 – The Next Generation of Leading Women, me ha permitido conectar con mujeres increíbles y crear una red para apoyarnos las unas a las otras.

Desde el punto de vista del liderazgo, veo necesario, en primer lugar, que persigamos la igualdad de género estratégicamente, con proactividad y estableciendo objetivos medibles. Además, tenemos que pasar de mentorizar a las mujeres a esponsorizarlas, sobre todo en los momentos que son cruciales para nosotras: cuando vamos a tener un hijo, cuando podemos optar a una promoción, cuando surge en la organización un proyecto complicado, etc. Además, a la hora de promocionar a las mujeres en estos momentos más complicados, a veces tendremos que insistir y facilitar la decisión, para superar lo que Bain & Company, en su artículo Gender Parity: Inspiring Women to Reach for the C-Suite (2020), llama la brecha de motivación (Inspiration gap). Resulta que solo el 46% de las mujeres dicen sentirse motivadas por el prestigio, el sueldo y la influencia que conllevan los puestos de liderazgo.

Y una última recomendación: debemos dar un mayor reconocimiento a las mujeres. Lo necesitamos porque tendemos a tener menos autoestima que los hombres. El camino de la diversidad y la inclusión es largo y tendrá etapas difíciles, como la actual, pero tenemos que avanzar igualmente, poner de nuestra parte, aprovechar las oportunidades —como el viraje hacia una economía de impacto— y ejercer la influencia que vayamos ganando para esponsorizar a las demás mujeres.

Si tú también quieres vivir una experiencia igual de enriquecedora y contribuir a la creación de una sociedad más justa y con una mayor diversidad, te animo a inscribirte a la nueva convocatoria de Becas Santander Women | W50 Leadership – London School of Economics. Durante las ocho semanas que dura este programa online, la prestigiosa London School of Economics and Political Science te proporcionará las herramientas necesarias para desarrollar tus habilidades de liderazgo y mejorar así tu carrera profesional.

¿Tienes más de 10 años de experiencia profesional y quieres dar un impulso a tu carrera? Inscríbete a las Becas Santander Women | W50 Leadership – London School of Economics. ¡Aprovecha la oportunidad!

(En estos momentos la convocatoria de Becas Santander Women | W50 Leadership - London School of Economics ha terminado, pero te animamos a que consultes el portal de Becas Santander para que encuentres la formación que mejor se adapte a ti y dar un impulso a tu carrera profesional. ¡Aprovecha la oportunidad!)

Julia Sánchez

“Para que ese viaje hacia el impacto social y ambiental se pueda producir, es imprescindible llevar los valores propiamente femeninos a los equipos de dirección”.