Las 4 P del marketing mix: ¿cuáles son y cómo han evolucionado?

04/03/2022 | Santander Universidades

Según el último informe de Managing digital marketing 2020, elaborado por Smart Insights, el 41% de las empresas no tienen definida de manera clara una estrategia de marketing

Sin embargo, en un mercado laboral tan competido como el actual esto puede lastrar las opciones de alcanzar el éxito. Por este motivo, ante esta situación, hay que empezar desde lo más fundamental para fijar las bases de una estrategia. Para ello, puedes aplicar la técnica de las 4 P del marketing

¿Quieres saber cuáles son las 4 P del marketing, cómo se aplican y cómo han ido evolucionando con el tiempo? Te lo contamos.

 ¿Qué es el marketing mix y las 4 P del marketing?

En 1960, E. Jerome Macarthy, profesor de contabilidad en la Universidad Estatal de Michigan, introdujo por primera vez el concepto de marketing mix y las 4 P del marketing en su libro Basic Marketing: A Managerial Approach.

En este mismo explicaba cuáles son los cuatro elementos básicos que permiten explicar de una manera integral el funcionamiento del marketing: el producto, el precio, el punto de venta y la promoción. Estos cuatro conceptos se engloban dentro del denominado marketing mix, el cual permite crear estrategias eficientes para lanzar un nuevo producto al mercado.

las-4-p-del-marketing

Producto

Según la teoría de las 4 P del marketing, el elemento más importante de cualquier estrategia de mercado es el producto. Este consiste en el valor tangible o intangible, es decir, del servicio, idea, etc., con el que una empresa pretende satisfacer las necesidades de sus potenciales clientes. 

Definir qué tipo de producto queremos vender, cuáles serán las características y los beneficios que ofrece o cómo va a cubrir las necesidades de los usuarios resulta fundamental. Además, también debe definirse qué valores agregados o diferenciales ofrece respecto a la competencia. 

Precio

La segunda P de las 4 P del marketing mix corresponde al precio, esto es, la cantidad de dinero que el cliente debe pagar para adquirir el producto o servicio que se está intentando vender. 

Se trata de una de las cuestiones claves en cualquier proceso de marketing, ya que definir un precio inadecuado podría arruinar la mayor parte de las oportunidades de venta. Por esta razón, resulta esencial definir un precio de venta adecuado

Para ello, se debe realizar un estudio de mercado exhaustivo con el objetivo de descubrir el precio de venta de productos similares y de saber cuál es el poder adquisitivo de los potenciales clientes o calcular los beneficios netos que se quieren obtener.  

Punto de venta

El punto de venta o la distribución es el medio por el cual el producto llega hasta las manos del cliente. En este sentido, es posible vender el producto o servicio a través de una tienda física, un ecommerce o utilizando marketplaces como Udemy, Hotmart o Doméstika. 

En este punto, también se deberá tener en cuenta si se trata de un proceso de venta enfocado al Business to Business (B2B) o al Business to Customer (B2C). En cualquier caso, hay que considerar variables como el almacenamiento, el tiempo de procesamiento, el coste de envío, los canales de distribución, el transporte, etc, dado que todos los elementos afectarán tanto al margen de ganancia como a la satisfacción de los clientes. 

Promoción

En la última variable de las 4 P del marketing entran en juego todos los canales de promoción que permitirán dar a conocer un producto. Se pueden utilizar métodos tradicionales, como la radio, la televisión o carteles publicitarios, o métodos más actuales, como anuncios en páginas web o redes sociales o recurrir al marketing de influencers. 

Para definir el canal, hay que tener en cuenta dónde se encuentra nuestro público objetivo, ya que esto nos permitirá aumentar el rendimiento de nuestras campañas (ROI). Por tanto, previamente, resulta fundamental definir muy bien las características del cliente ideal para elegir cuáles serán los canales de promoción más adecuados para el producto en cuestión.

las-4-p-del-marketing

Evolución de las 4 P del marketing

Con la llegada de las nuevas tecnologías, y a causa de diversos cambios que se han producido, como un nuevo enfoque de la experiencia que cada vez se centra más en cliente y no en el producto, las 4 P del marketing han ido evolucionando y se han ido introduciendo diferentes variables adicionales. 

Las 7 P

En 1981, Bernard H.Booms y Mery J. Bitner introdujeron tres nuevas “P” en el concepto de marketing mix, con el foco en el mundo de los servicios. Estos tres factores adicionales son: 

  • Personas: las personas que trabajan en un equipo están ligadas íntimamente  con la calidad de los servicios. Por ello, una buena selección, formación o comportamiento es imprescindible para ofrecer servicios de alta calidad.
  • Procesos: la optimización de los procesos de fabricación o del trabajo también resulta fundamental en el mundo del marketing. Solo así se podrán ofrecer productos o experiencias que satisfagan las necesidades de los clientes. 
  • Pruebas físicas: los locales, el color de marca, los accesorios o el material publicitario son elementos físicos que pueden cambiar la percepción de marca por parte de un cliente, por lo que es imprescindible tenerlos en cuenta.

Las 4 C

El modelo de las 4 C actualiza totalmente el marketing de las 4 P. Se trata de un modelo en el que el eje de cualquier estrategia es el consumidor en lugar del producto y se adapta a un escenario más actual, donde el cliente necesita ser escuchado y comprendido por la marca. 

De esta manera, el propósito de esta nueva forma de pensar es cumplir con las necesidades del público objetivo de ofrecerle una experiencia de compra rápida y sencilla, así como una relación de marca mucho más cercana

  • Consumidor: el fin es ofrecer un producto que se adapte a las necesidades del cliente y no a la inversa. Para ello, es necesario realizar un estudio y construir un modelo de buyer persona o comprador ideal.
  • Coste: es la evolución del factor precio. En este modelo también se tiene en cuenta todos los gastos asociados al producto, desde su fabricación hasta que llega a las manos del cliente final. 
  • Convivencia: en lugar de definir los canales de venta, el objetivo es conocer cómo encaja el producto en los hábitos de compra del cliente para ofrecer un proceso de compra sencillo, intuitivo y rápido.
  • Comunicación: se busca crear una relación cercana con el cliente en lugar de promocionar el producto. Es una promoción menos invasiva y se crea una comunicación bidireccional para practicar la escucha activa y conocer los deseos de los clientes. 

Las 4 E

La última evolución del concepto de marketing mix es el modelo de las 4 E, el cual está sustituyendo paulatinamente la estrategia de las 4 C. En esta estrategia, el objetivo es seguir aumentando la satisfacción del cliente y adaptarse a la situación actual del comercio electrónico.

  • Experiencia: ya no es suficiente con satisfacer las necesidades de los potenciales clientes. La exigencia y la competitividad actuales obligan a crear experiencias de compra únicas que giren en torno a las emociones.
  • Exchange (intercambio): el precio o coste de un producto no es necesariamente monetario. También es posible intercambiar tiempo, atención o datos. 
  • En cualquier lugar: el ecommerce y los métodos de distribución logística innovadores hacen posible que la distribución sea en cualquier lugar y por cualquier canal.
  • Evangelización: por último, el objetivo de una marca no es solo crear una relación con los consumidores, sino que además estos se conviertan en embajadores de marca que recomienden sus productos. 

Y es que las 4 P del marketing han ido evolucionando a la par que las condiciones del mercado, el cual se enfoca cada vez más en el cliente en lugar del producto (customer centric). No obstante, es importante conocer estos conceptos, ya que siguen siendo válidos a la hora de elaborar cualquier estrategia de marketing

Porque, aunque nos encontramos en un momento de alta competitividad en el mercado laboral, la única forma de conseguir el éxito es con constancia y adaptándose a los constantes cambios mediante el aprendizaje continuo. De ahí la importancia de seguir formándose.

Con este propósito, y para ayudar al progreso de las personas, superar los desafíos que presenta la cuarta revolución industrial y crecer de manera inclusiva y sostenible, Banco Santander apuesta por tres conceptos clave para impulsar la empleabilidad: el aprendizaje continuo, el reciclaje profesional y la capacitación adicional. Para ello, cuenta con el portal de Becas Santander, un programa global, único y pionero.

Si buscas seguir creciendo tanto personal como profesionalmente consulta el portal de Becas Santander, en el que encontrarás cientos de oportunidades para formarte de la mano de instituciones de prestigio internacional. Podrás acceder a capacitaciones en tecnología, idiomas, estudios, investigación, soft skills, prácticas y liderazgo femenino, que te ayudarán a mejorar tu empleabilidad o reorientar tu carrera profesional.

¿Quieres convertirte en un lifelong learner y seguir aprendiendo para aumentar tus oportunidades laborales? El portal de Becas Santander te ofrece un montón de opciones para que puedas alcanzar tus objetivos. Consulta la plataforma y recuerda, puedes inscribirte en tantos programas como quieras. ¡Aprovecha la oportunidad!

Más posts interesantes que leer...