La metodología Lean: el ‘menos es más’ aplicado a la empresa

03/11/2021 | Santander Universidades

Según el Lean Enterprise Research Centre, solo el 5% de las actividades empresariales generan un valor auténtico, mientras que el 60% no aportan nada y el 35% restante, aunque tampoco son valiosas, son necesarias. Ante esta necesidad de mejorar la experiencia del cliente y proporcionar productos y servicios de mayor calidad, surge la metodología Lean, una corriente de gestión empresarial basada en la idea de que menos es más.  

Si quieres saber en qué consiste la metodología de Lean Management, por qué y cómo debes aplicarla en tu negocio, te lo explicamos. 

¿Qué es la metodología Lean?

El modelo de Lean Management tiene como fin responder a los cambios del mercado y satisfacer las demandas del consumidor utilizando el mínimo de recursos posibles. Como señala Lluís Cuatrecasas Arbós en Lean management, consiste en “llevar a cabo aquello y solo aquello que es preciso para entregar al cliente lo que este desea exactamente, en la cantidad que desea y justo cuando lo desea a un precio competitivo”. Es decir, la filosofía de este tipo de gestión es lograr hacer más con menos tiempo, espacio, esfuerzo humano, maquinaria, materiales, entre otros.

Este método fue impulsado por primera vez en el ámbito industrial por los ingenieros Taiichi Ohno, Eiyy Toyoda y Shigeo Shingo en Toyota, en la década de los 70 del siglo pasado, aunque sus orígenes se remontan al sistema fordista. De hecho, ya en 1920, Henry Ford sostenía que “todo lo que no añade valor es un desperdicio”. 

metodología lean

¿Por qué debes aplicar este método a tu negocio?

En una empresa, existen seis factores que obstaculizan la eficiencia de una empresa:

  • Sobreproducción: esto sucede cuando los productos no se dirigen a ningún cliente específico o el desarrollo de un producto, un proceso o una instalación da lugar a un stock sin valor.
  • Espera: los periodos inactivos en los que el equipo o el producto esperan para ser procesados no benefician al cliente, pero sí que suponen un coste para la compañía.
  • Inventario: el almacenamiento de productos, materias primas, y otros elementos, cuesta dinero, debido a su mantenimiento, gestión y actualización.
  • Sobreprocesamiento: hay un exceso de pasos en el proceso que no agregan valor al producto.
  • Movimiento: relacionado con la ergonomía del trabajo, el desplazamiento de los trabajadores o de las máquinas, etc.
  • Errores: engloba los fallos que se cometen durante el proceso y que requieren de una reelaboración o de un trabajo adicional.

A través de la metodología Lean, se hace frente a estos obstáculos, por ejemplo, reduciendo los inventarios y eliminando aquellos procesos superfluos, para mejorar la eficiencia de la empresa. Por esta razón, la metodología Lean ofrece algunos beneficios como: 

  • Un ahorro en los costes y tiempos de producción, distribución y entrega: según el trabajo de investigación The Global Lighthouse Network del Foro Económico Mundial y McKinsey, las compañías que aplican este método pueden acortar los tiempos de entrega en un 75%. Sin ir más lejos, en Intel, una de las mayores empresas tecnológicas, pasaron de necesitar 14 semanas a tan solo 10 días para producir el mismo chip.
  • Permite ajustar la actividad empresarial a las necesidades reales de los consumidores: si utilizas los principios de la metodología Lean en tu compañía, conseguirás facilitar el lanzamiento de nuevos productos, mejorar el pronóstico de la demanda o reducir las quejas de los consumidores, facilitando así la adaptación a un entorno cambiante. 
  • Tiene un impacto positivo en el medio ambiente: este método se basa en una filosofía de desperdicio cero.
  • Contribuye a un incremento de la productividad de los trabajadores: al minimizar los errores y evitar la duplicidad de tareas, aumenta la rentabilidad del negocio. 
metodología lean

¿Cómo puedes aplicar la metodología Lean?

A partir de este modelo de gestión, Eric Ries publicó The Lean Startup, un libro en el que establece los pasos a seguir para poner en marcha un proyecto empresarial en el menor tiempo y coste posible:

Primer paso: plantear la hipótesis 

En primer lugar, debes identificar los aspectos clave de tu negocio, desde la misión, la visión y los valores de la empresa hasta el público objetivo y la propuesta de valor, es decir, las necesidades o problemas que tu producto o servicio va a solucionar. 

Segundo paso: validar la hipótesis

Tras haber realizado esta previsión, la siguiente etapa consiste en confirmar que estás en lo cierto. ¿Cómo? Es recomendable que impulses un Producto Mínimo Viable (MVP) con el que comenzar a sondear el mercado y que, en un inicio, lo pruebes con los llamados early adopters: esos consumidores que estarían más predispuestos a probar cosas nuevas en tu sector de actividad.  

Tercer paso: medir la hipótesis

Tras este análisis, hay que evaluar los resultados, y comprobar hasta qué punto tus hipótesis eran ciertas. Para ello, necesitas definir los KPIs con los que se valorará el grado de éxito o fracaso de tus objetivos.

Cuarto paso: generar un aprendizaje válido

Si resulta que la intuición te falló respecto al comportamiento del consumidor, no te rindas. Toda esta información te ayudará a realizar los ajustes y cambios que sean necesarios para adaptar tu producto o servicio a lo que realmente estaría dispuesto a comprar tu target. 

Quinto paso: realizar un seguimiento 

No hay procedimiento útil sin una fase de seguimiento. Es decir, la metodología Lean es cíclica, por lo que debes seguir repitiendo los pasos para conseguir una mejora continua. 

metodología lean

Como puedes ver, la metodología Lean es una herramienta útil para ajustar tu negocio a lo que realmente buscan tus clientes, y se puede aplicar desde el inicio de un proyecto para emprender con éxito y crear un modelo de negocio sólido y rentable. 

Si tienes inquietud por emprender tu propio proyecto empresarial o social, deseas conocer las principales herramientas para abordarlo y quieres adquirir competencias para mejorar tu desarrollo profesional en cualquier organización o proyecto, Banco Santander lanza la convocatoria de 5.000 Becas Santander Skills | Business for All - Harvard Business Publishing, dirigida a aquellas personas que quieran mejorar sus habilidades para enfrentarse al mundo profesional. Además, todo ello diseñado de la mano de los mejores expertos de Harvard Business Publishing, una de las instituciones educativas más prestigiosas del mundo.

Con esta beca, podrás acceder a un programa de formación, 100% online y de nueve semanas, en el que adquirirás nuevos conocimientos y habilidades clave para desarrollar tu carrera profesional. Además, en base a tus objetivos profesionales, podrás elegir entre uno de los tres cursos propuestos:

  • Business Fundamentals: aprenderás lo más esencial del marketing, las finanzas, la negociación y la experiencia de cliente.

  • Early Career Readiness: descubrirás cómo tejer una valiosa red de contactos al tiempo que pones en práctica tus habilidades para trabajar en equipo.

  • Managing yourself: mejorarás tu capacidad de toma de decisiones, gestión del tiempo e influencia sin autoridad. 

Todos los cursos están impartidos por expertos de primer nivel y no tienen coste para los beneficiarios. Tampoco es necesario tener un título universitario ni ser cliente de Banco Santander. Además, se ofrecen en inglés, español y portugués de Brasil.

En este programa, podrás adquirir todos los conocimientos y las habilidades necesarias a través de contenidos a la carta, debates virtuales en sesiones en directo con mentores y facilitadores de aprendizaje, la interacción con tus compañeros, ejercicios y herramientas con los que podrás practicar su aplicación y transferir los conocimientos a tu entorno laboral. Además, al finalizar, recibirás un certificado por parte de la editorial Harvard Business Publishing.

 

¿Tienes más de 18 años y quieres desarrollar habilidades clave para pisar fuerte en tu entorno profesional? Inscríbete en las Becas Santander Skills | Business for All - Harvard Business Publishing y la consigas o no, recuerda, nunca dejes de aprender.

Más posts interesantes que leer...