Beneficios del mindfulness en la educación

27/01/2021 | Santander Universidades

¿Te cuesta concentrarte a la hora de estudiar?, ¿quieres reducir tu estrés? Aplicar el mindfulness a la educación puede ser la clave para fomentar la creatividad, reducir la ansiedad y mejorar la atención. Descubre sus beneficios y cómo lo puedes practicar. 

Vivimos en un mundo lleno de estímulos constantes, en gran parte, debido al uso de internet y de las redes sociales: continuamente recibimos mensajes de WhatsApp, correos electrónicos, leemos noticias, vemos anuncios, memes, vídeos, fotos, etc. La sobreexposición a la información nos puede llevar a hacer una reflexión sobre la necesidad de parar y mirar dentro de nosotros mismos para alcanzar la tranquilidad y el conocimiento de nuestras emociones. 

Según un estudio de la Universidad de Teesside (Reino Unido) presentado en la conferencia anual de la British Psychological Society, el mindfulness ayuda a profesores y alumnos a gestionar el estrés de forma eficaz. La investigación realizada mostró que, a medida que aumentaban la comprensión y la conciencia de la atención plena, tanto por parte de los profesores como de los alumnos, se reducía significativamente el estrés. Pero el mindfulness aporta muchos más beneficios. Pero, ¿qué es exactamente el mindfulness?

mindfulness-educacion-1

¿Qué es el mindfulness?

Según explica Jon Kabat-Zinn, uno de los pioneros en su aplicación terapéutica, en su libro Mindfulness en la vida cotidiana, el mindfulness puede definirse como el acto de focalizar la atención de forma intencionada en el momento presente con aceptación. El mindfulness puede aplicarse a diversos contextos como el laboral o el educativo y ayuda a entender qué ocurre en nuestro interior y a nuestro alrededor. 

Kabat-Zinn destaca, además, varios factores fundamentales en la práctica del mindfulness: 

  • La necesidad de no juzgar. 
  • La paciencia o el hecho de permitir que las cosas sucedan en el momento oportuno. 
  • La mente del principiante, es decir, la capacidad de ver las cosas como si sucedieran por primera vez. 
  • La confianza en nuestra propia intuición. 
  • La aceptación de los sentimientos o pensamientos. 
  • La capacidad de ceder y dejar ir para no apegarse a los pensamientos. 

Beneficios del mindfulness en la educación

En los últimos años se han llevado a cabo diversos programas enfocados en estudiantes y profesorado, con el objetivo de potenciar el desarrollo de la atención plena. Los beneficios alcanzados gracias a la aplicación del mindfulness en la educación son los siguientes: 

  • Aumento del rendimiento académico. El mindfulness favorece la atención y la relajación, por lo que los alumnos que lo practican mejoran su rendimiento en la escuela, universidad u otro centro educativo en el que estudien. En este sentido destaca, por ejemplo, un estudio de Clemente Franco, Encarnación Soriano y Eduardo Justo, de la Universidad de Almería, para evaluar el impacto de un programa de mindfulness en un alumnado inmigrante de secundaria. El resultado fue una mejora importante en los niveles de autoconcepto y rendimiento académico. 
  • Desarrollo de la creatividad. Tener la capacidad de crear algo nuevo y útil es una de las aptitudes más demandadas por las empresas cuando buscan candidatos para un puesto de trabajo. Sin embargo, no se trata solo de crear algo, sino de crearlo para satisfacer una necesidad de las personas. La calma y el descanso son fundamentales para obtener resultados, y el mindfulness proporciona ambas cosas. El proceso creativo suele atravesar varias fases: la preparación, durante la cual se organiza y ordena en la mente la información de la que se dispone: la incubación, que supone comenzar a dar forma a una idea; la iluminación, que es la creación o el momento en que la idea pasa a tener una forma física, y la verificación, que es cuando se comprueba si la idea puede ser realmente efectiva. En cada una de estas fases, la calma es un elemento necesario para una mejor reflexión. 
  • Una mayor comprensión de nuestro mundo interior. Los estudiantes se encuentran en una fase de desarrollo físico y psicológico, por lo que el mindfulness puede ayudarles a entenderse y aceptarse, aumentando así su autoestima y mejorando su relación con los demás. De esta forma, se reducen los problemas en el aula y mejora el ambiente en el centro formativo. 
  • Reduce el estrés. Conocerse a uno mismo es necesario para conocer las emociones y controlar los impulsos. De este modo, lograremos reducir el estrés y la ansiedad, que pueden generar cansancio, depresión, mareos, temblores o dificultad para respirar. 

El mindfulness aplicado al campo de la educación favorece tanto al alumnado como al profesorado.  

mindfulness-educacion-2

Cómo practicar el mindfulness

Si quieres practicar el mindfulness y aprovechar todas sus ventajas para la educación, puedes seguir los siguientes pasos: 

  • Busca un lugar tranquilo, apaga el móvil y cualquier aparato que te pueda distraer, pon música relajante y, si quieres, enciende incienso. 
  • Puedes colocarte en la posición de loto o simplemente sentarte con la espalda recta para evitar dolores musculares. 
  • Centra tu atención en algo y realiza varias respiraciones profundas. 
  • Cierra los ojos y concéntrate en las sensaciones de tu cuerpo: siente el tacto de lo que tocas, cómo entra el aire en tus pulmones, cómo late tu corazón. Si pierdes la concentración, no te preocupes, recupérala y sigue centrándote en tu cuerpo. 
  • Deja de lado los pensamientos, distracciones o sentimientos. 
  • Vuelve de nuevo a tu respiración y reflexiona sobre lo que has sentido mientras observabas tu cuerpo. 
  • Abre los ojos despacio y, cuando estés preparado, levántate y vuelve a tu actividad diaria. 

Puedes practicar el mindfulness durante 5 minutos al día e ir aumentando el tiempo poco a poco para llegar a 20 o 30 minutos diarios, o incluso más. 

La aplicación del mindfulness a la educación no solo ayuda a concentrarse y obtener mejores resultados, sino también a adquirir habilidades transversales, como la empatía, el liderazgo o la capacidad de negociación, todas ellas habilidades que facilitan la integración en el mundo laboral. 

La formación para desarrollar estas y otras habilidades más técnicas es uno de los objetivos de las Becas Santander, destinadas a formar a estudiantes y profesionales para que puedan estar siempre actualizados y se adapten a las necesidades de los puestos de trabajo del futuro. Consulta el portal de Becas Santander e inscríbete a la beca que más se ajuste a tus objetivos y necesidades. ¡Aprovecha la oportunidad de desarrollar tus conocimientos y habilidades!

Más posts interesantes que leer...