Descubre qué es el paralenguaje y su importancia en el liderazgo

09/05/2022 | Santander Universidades

¿Sabías que solo necesitas escuchar una voz 390 milisegundos para tener una idea de la personalidad de quien habla? Además, seguro que más de una vez has escuchado que no solo es importante lo que decimos, sino también –o incluso más aún– cómo lo decimos. 

Este tipo de comunicación, que complementa a las palabras, es lo que se denomina como paralenguaje o lenguaje no verbal e implica aspectos como las pausas, los acentos, los silencios, las expresiones y el tono empleado en una conversación o discurso. 

Esto influye en el modo en el que las personas reciben el mensaje, por lo que, al utilizarlo de forma adecuada, lo convierte en una herramienta sumamente útil en el ámbito empresarial. Por esta razón, si quieres saber más sobre qué es el paralenguaje, cuáles son sus elementos básicos y su importancia para desenvolverse de forma correcta en el mundo profesional, te lo contamos a continuación.

¿Qué es el paralenguaje?

Cuando nos comunicamos, lo hacemos a través de tres elementos que se interrelacionan:

  • La comunicación verbal: las palabras.
  • El paralenguaje: todo aquello relacionado con la forma en la que enunciamos lo que decimos.
  • La kinésica: la manera de movernos al hablar o el lenguaje corporal.

En este sentido, el paralenguaje se compone de distintos elementos que producen diferentes efectos en la comunicación. Por un lado, tenemos a los modificadores fónicos y las cualidades del sonido, como el tono, el timbre o la intensidad, que aportan información sobre el proceso comunicativo. Así, una misma frase puede interpretarse de manera tan disímil como un cumplido o un sarcasmo.

Además, existen otros sonidos ligados a lo emocional y lo fisiológico, como los suspiros, los sollozos, la risa o el carraspeo. Estos, al igual que los elementos cuasi-léxicos, como las onomatopeyas e interjecciones, se suelen combinar con elementos kinésicos y manifiestan sensaciones del hablante. En algunos casos, se suelen usar en la práctica para enfatizar, denotar incomodidad, impaciencia o desagrado.

Por último, hay también un valor paralingüístico en lo que no se dice. Las pausas y los silencios se utilizan para dar lugar a alguna pregunta, ofrecer espacio al intercambio comunicativo o indicar un cambio de turno en la interacción, entre otras posibilidades. 

Por qué dominar el paralenguaje es una habilidad efectiva para el liderazgo corporativo

En los años setenta del siglo XX, el antropólogo Albert Mehrabian realizó una serie de estudios para entender cuál era la importancia del lenguaje no verbal en la comunicación. De estos experimentos, surgió la regla “7-38-55”. Según esta última, solo el 7% de la transmisión emocional puede atribuirse a las palabras, mientras que el 38% corresponde al lenguaje paraverbal y el 55% a la kinésica.

Hay que tener en cuenta que la regla de Mehrabian es una generalización basada en conversaciones de alto contenido emocional. Sin embargo, arroja luz a una realidad: el paralenguaje es fundamental a la hora de transmitir un mensaje con claridad y que este sea recibido por el interlocutor de la manera deseada. Es capaz de modificar la recepción de lo que nos transmiten porque, cuando hablamos, la audiencia divide la atención entre las palabras y los aspectos no verbales. 

Gracias a estos otros elementos de la comunicación, una misma oración puede interpretarse de manera literal o puede verse si detrás hay otras actitudes como, por ejemplo, el sarcasmo. Esto se percibe en aspectos como el tono de voz o el lenguaje corporal, y también el contexto. Tal y como afirma Givens en su libro El lenguaje de la seducción, “los movimientos del cuerpo no son generalmente positivos o negativos en sí mismos, más bien, la situación y el mensaje determinarán su evaluación”.

De esta manera, cuando desempeñamos una posición de liderazgo o nos enfrentamos a una negociación, es importante poder controlar todos los aspectos de la comunicación, ya que estos intervienen en la impresión que generamos en el interlocutor. Sin ir más lejos, a veces, las emociones pueden jugarnos una mala pasada; y el tono empleado, el lenguaje corporal o la intensidad del mensaje terminan por modificar la manera en que este es recibido. 

Por ello, hay que saber que el uso del paralenguaje y la kinésica forman parte de la inteligencia emocional. Y es que la comunicación no verbal es un reflejo de nuestra personalidad, de cómo nos enfrentamos a determinadas situaciones y de nuestras motivaciones y actitudes. 

Trabajar y reflexionar sobre cómo empleamos el paralenguaje es una aptitud que nos puede ayudar a mantener mejor una conversación, lograr un objetivo o transmitir tranquilidad en el otro. En definitiva, a obtener mejores resultados en el liderazgo profesional. 

Sin embargo, el paralenguaje, por más importante que sea en la comunicación, no es un hecho lingüístico aislado. Según Sonia El Hakim, directora de la Escuela Código No Verbal y presidenta de la Asociación Española de Comunicación No Verbal, hay que tener una mirada holística, ya que "cuando hacemos un análisis, lo hacemos canal por canal: expresión facial, gestos, posturas paralenguaje, proxémica, etc. Luego hay que poner toda esa información en conjunto y ver cuándo hace esa expresión facial, a la vez, qué postura adopta, qué gesto hace, qué está diciendo (porque también lo tenemos que poner en asociación con lo que dice), etc.".

paralenguaje

Desarrolla tus habilidades a través del aprendizaje continuo

Dominar los diferentes aspectos de la comunicación se ha vuelto imprescindible en el mundo corporativo y tener las herramientas para lograrlo te ayudará a fortalecer tus aptitudes de liderazgo, porque te hará transmitir confianza y solidez.

En la actualidad, la habilidad comunicativa de la que forma parte el paralenguaje no solo es una competencia imprescindible en el entorno profesional, sino una función central de la gestión empresarial. Por eso, el aprendizaje continuo, así como el entrenamiento de las soft skills, representan cada vez más un valor añadido para el desarrollo del liderazgo.

Entendiendo esta necesidad, Banco Santander lanza la convocatoria de 5.000 Becas Santander Skills | Business for All - Harvard Business Publishing, dirigida a aquellas personas que quieran mejorar sus habilidades para enfrentarse al mundo profesional. Además, todo ello diseñado de la mano de los mejores expertos de Harvard Business Publishing, una de las instituciones educativas más prestigiosas del mundo.

Con esta beca, podrás acceder a un programa de formación, 100% online y de nueve semanas, en el que adquirirás nuevos conocimientos y habilidades clave para desarrollar tu carrera profesional. Además, en base a tus objetivos profesionales, podrás elegir entre uno de los tres cursos propuestos:

  • Business Fundamentals: aprenderás lo más esencial del marketing, las finanzas, la negociación y la experiencia de cliente.
  • Early Career Readiness: descubrirás cómo tejer una valiosa red de contactos al tiempo que pones en práctica tus habilidades para trabajar en equipo.
  • Managing yourself: mejorarás tu capacidad de toma de decisiones, gestión del tiempo e influencia sin autoridad. 

Todos los cursos están impartidos por expertos de primer nivel y no tienen coste para los beneficiarios. Tampoco es necesario tener un título universitario ni ser cliente de Banco Santander. Además, se ofrecen en inglés, español y portugués de Brasil.

En este programa, podrás adquirir todos los conocimientos y las habilidades necesarias a través de contenidos a la carta, debates virtuales en sesiones en directo con mentores y facilitadores de aprendizaje, la interacción con tus compañeros, ejercicios y herramientas con los que podrás practicar su aplicación y transferir los conocimientos a tu entorno laboral. Además, al finalizar, recibirás un certificado por parte de Harvard Business Publishing.

 

¿Tienes más de 18 años y quieres desarrollar habilidades clave para pisar fuerte en tu entorno profesional? Inscríbete en las Becas Santander Skills | Business for All - Harvard Business Publishing y la consigas o no, recuerda, nunca dejes de aprender.

Más posts interesantes que leer...