Productividad en el trabajo: 4 claves para rendir más y mejor

18/10/2021 | Santander Universidades

¿Sabías que unos empleados felices pueden aumentar la productividad de una empresa hasta un 31%? Esto es lo que señala un estudio de la Universidad de Warwick. 

Si bien el concepto de productividad es muy antiguo, es cierto que este, además de adaptarse a conceptos nuevos como la sostenibilidad o la conciliación laboral y familiar, ha cambiado y se ha ampliado notablemente a medida que aparecían derechos laborales nuevos y evolucionaban las condiciones laborales. Asimismo, la productividad en el trabajo tal y como la entendemos a día de hoy ha dado un gran salto con la aparición generalizada de los puestos de trabajo en remoto, a causa de la pandemia por la covid-19.

En la actualidad, la presencia de más distracciones, la tendencia a respetar menos los horarios y, en muchos casos, el aumento de la disponibilidad ha afectado a la productividad de las personas que trabajan tanto desde casa como de las que han vuelto al trabajo presencial. Lo cierto es que la sensación de haber pasado el día entero delante de un ordenador se ha vuelto común y, con ello, muchas rutinas y hábitos se han visto afectados. 

Por todo esto, es más importante que nunca aplicar las máximas de la productividad en el trabajo, pero ¿quieres descubrir cómo iniciar este ciclo para mejorar tus hábitos laborales y aumentar tu productividad en el trabajo? Te lo explicamos.

¿Qué es exactamente la productividad en el trabajo?

La productividad en el trabajo es, esencialmente, el rendimiento laboral, es decir, los recursos que consumimos para generar un resultado. Sin embargo, por lo general, cuando hablamos de productividad y de los consejos para mejorarla, nos referimos al tiempo relativo que se tarda en completar una tarea, así como al aumento o disminución de este según diversos factores.

Aunque la productividad se centra en mejorar este rendimiento en el trabajo, sus objetivos no solo son producir más resultados en un menor tiempo. Lo cierto es que también tiene como fin tanto desarrollar hábitos laborales y ritmos de vida más saludables como alcanzar un equilibrio satisfactorio entre ocio y trabajo para generar un mayor bienestar que, a su vez, repercuta en un mejor rendimiento.

productividad en el trabajo

¿Cómo medir la productividad en el trabajo?

El primer paso para aumentar el rendimiento es medir la productividad para poder identificar las posibilidades de mejora. Algunas de las acciones que se pueden llevar a cabo para medirla son:

  • Llevar un registro de las horas de trabajo y de la cantidad de la tarea que se ha completado en esas horas: esto ayuda a identificar las horas de mayor rendimiento y las distracciones más importantes. Además, servirá para hacer comparativas después de aplicar cambios a nuestra rutina.
  • Elaborar listas de objetivos con la mayor claridad posible: determinar qué hay que hacer permite tanto organizar el trabajo como medirlo. Por ello, anota tus objetivos de la forma más clara posible, ya sea a mano o en el medio digital que prefieras, y te será más fácil segmentar las tareas e identificar qué porcentaje de trabajo has completado a lo largo de la jornada.
  • Fragmentar los objetivos en las tareas mínimas: es importante que precises los objetivos más pequeños posibles para evitar que las tareas grandes te abrumen. No fijes objetivos como “preparar la conferencia” o “redactar informe” y subdivídelo en tareas como “reunir datos del primer trimestre”.
productividad en el trabajo

4 consejos para mejorar la productividad en el trabajo

Al medir la productividad ya es posible ver dónde hay margen de mejora y, por tanto, resulta más fácil eliminar distracciones, aumentar el número de tareas breves completadas y reducir el estrés por intentar abarcar demasiado a la vez. A pesar de que el auténtico desafío está en poner en práctica los puntos de mejora detectados, existen algunos consejos que te ayudarán a mejorar la productividad en el trabajo:

  • Asume las tareas más difíciles o pesadas en aquellos momentos en los que rindas más: las tareas difíciles y complejas suelen llevar tiempo, pero si se inician en momentos de cansancio o de baja atención, pueden ser devastadoras para el rendimiento. 

En la actualidad, grandes empresas promueven iniciativas para aumentar la productividad de sus empleados, como el “Make Time” de Google. En concreto, esta compañía anima a sus trabajadores a descansar de la pantalla en aquellos momentos en los que funcionan mejor para pensar en ideas innovadoras y así no perder el dinamismo creativo.

  • Haz un horario de descansos: un estudio de la Universidad de Illinois concluyó que los descansos breves y regulares aumentan la productividad en el trabajo. Por ello, es fundamental que programes no solo tus horas de trabajo, sino también tus descansos breves, que deberían ir intercalados en tu jornada laboral. Asimismo, habría que incluir descansos más largos para comer, estirar las piernas, mirar a lo lejos y despejar la cabeza.
  • Respeta las horas de ocio: salir del trabajo a la hora que toca es tan importante como llegar puntual, y hay numerosos estudios sobre los efectos negativos de trabajar más horas de las que corresponden. Por esta razón, procura evitar contestar llamadas y correos de trabajo o adelantar tareas fuera de tu horario.
  • Comprueba si tus listas de objetivos están cumpliendo su función: no todas las personas funcionan igual, y muchas veces necesitarás reorientar tu estrategia de productividad varias veces antes de encontrar la que te funciona. Esto también pasa por identificar elementos que te puedan saturar más que agobiar, como listas de tareas ineficientes o demasiado largas. ¿La lista está cumpliendo tu objetivo? Si la respuesta es que no, prueba a acotarla o subdividirla aún más. 

Es recomendable que la aproximación a los cambios sea gradual para que resulte cómoda y no tengas que pasar más tiempo pensando en la productividad que en el propio trabajo. Lo mismo ocurre con las herramientas de productividad que utilices: asegúrate de que no añadan más trabajo del que facilitan. Y, por supuesto, vuelve a medir tu rendimiento después de la aplicación de los cambios para ver los resultados e identificar nuevas posibilidades de mejora.

Sin duda, hay mucho más que comprender y explorar sobre la productividad en el trabajo. En este sentido, promover la formación continua de los empleados es una herramienta esencial para motivar a los trabajadores, aumentar su compromiso con la empresa y mejorar su competitividad y productividad.  

Por esta razón, para ayudar al progreso de las personas, superar los desafíos que presenta la cuarta revolución industrial y crecer de manera inclusiva y sostenible, Banco Santander apuesta por el aprendizaje continuo, el reciclaje profesional y la capacitación adicional, tres conceptos clave para impulsar la empleabilidad y el progreso de las personas. Con este fin, cuenta con el portal de Becas Santander, un programa global, único y pionero.

Si buscas seguir creciendo tanto personal como profesionalmente consulta el portal de Becas Santander  en el que encontrarás cientos de oportunidades para formarte de la mano de instituciones de prestigio internacional. Podrás acceder a capacitaciones en tecnología, idiomas, estudios, investigación, soft skills, prácticas y liderazgo femenino, que te ayudarán a mejorar tu empleabilidad o reorientar tu carrera profesional.

 

¿Quieres convertirte en un lifelong learner y seguir aprendiendo para aumentar tus oportunidades laborales? El portal de Becas Santander te ofrece un montón de opciones para que puedas alcanzar tus objetivos. Consulta la plataforma y recuerda, puedes inscribirte en tantos programas como quieras. ¡Aprovecha la oportunidad!

Más posts interesantes que leer...