Riesgos financieros: qué son, tipos y consejos para enfrentarse a ellos

29/06/2022 | Santander Universidades

En un mercado como el actual, no asumir riesgos financieros parece imposible. En este sentido, como señala Mark Zuckerberg: “El mayor riesgo que puedes tomar es no tomar ningún riesgo... En un mundo que está cambiando tan rápidamente, la única estrategia que te garantiza el fracaso es no tomar riesgos.”

Lo cierto es que los mercados financieros se enfrentan de manera constante a diversos riesgos financieros por varias fuerzas macroeconómicas. Por esta razón, resulta fundamental conocer los peligros y cómo protegerse. Si bien esto no eliminará el riesgo, dado que está ligado a la incertidumbre que se tiene sobre lo que pueda suceder en el futuro, sí que puede mitigar su daño y reducir las posibilidades de obtener un resultado negativo.

riesgos-financieros

¿Qué son los riesgos financieros?

Cuando hablamos de riesgos financieros nos referimos a cualquier actividad empresarial que implica incertidumbre y que, por tanto, pueda ocasionar alguna consecuencia financiera negativa para la organización. Por tanto, esta situación puede provocar la pérdida de capital.

El riesgo financiero está ligado a la rentabilidad de una empresa. De esta manera, por ejemplo, cuanta más deuda tiene una compañía, mayor es el riesgo financiero potencial. Por este motivo, antes de llevar a cabo una inversión, es esencial calcular el riesgo que conlleva.

Tipos de riesgos financieros

Los principales riesgos financieros son el riesgo de mercado, de crédito, de liquidez, operativo y de liquidez. A continuación, te proporcionamos más detalles de cada uno de ellos: 

Riesgo de mercado

El riesgo de mercado surge cuando se producen pérdidas en el valor y la posición de un activo de una empresa a causa de la propia fluctuación del mercado. Es decir, este tipo de riesgo financiero se asocia, por lo general, a un cambio en los precios o en los patrones de consumo de los clientes.

De esta manera, se trata de un riesgo financiero que aparece a causa de las incertidumbres económicas propias del sistema financiero, las cuales pueden afectar tanto al desempeño de una empresa en concreto como a muchas de ellas

Podemos encontrar varios tipos de riesgos de mercado:

  • Riesgo de cambio: es aquel que aparece al realizar inversiones que implican un cambio en la divisa; de ahí la importancia de asegurarse que la divisa es estable y no está en riesgo de sufrir una depreciación.
  • Riesgo de tasas de interés: tiene que ver con la subida o bajada de los tipos de interés.
  • Riesgo de mercado: se refiere al cambio de valor que se produce en las acciones, bonos, etc.

Un ejemplo de riesgo de mercado sería el que podría encontrarse una empresa que se instala en un país con una gran inflación, ya que la empresa haría frente a una alta tasa de interés en sus movimientos.

Riesgo de crédito

El riesgo crediticio tiene que ver con la incapacidad de una de las partes para pagar la deuda de acuerdo con las obligaciones contractuales

Un ejemplo de riesgo crediticio sería el que sufriría una empresa ante un impago, esto es, cuando uno de sus clientes no paga por su servicio y la compañía debe de hacer frente a una disminución del flujo de caja al asumir los gastos del servicio prestado. Asimismo, si el cliente no puede afrontar los pagos a tiempo, la empresa se verá en la obligación de realizar reclamaciones, perdiendo tiempo y dinero en el proceso.

Riesgo operativo

El riesgo operativo tiene lugar cuando ocurren pérdidas financieras por una mala gestión, la falta de controles internos dentro de la propia empresa o de capacitación de los trabajadores, fallos tecnológicos o errores humanos que afectan la producción comercial o proporcionan resultados no deseados. 

Este tipo de riesgo financiero es el que se da, por ejemplo, cuando se emplea un software que no está actualizado o, por el contrario, cuando no se proporciona la formación necesaria a los trabajadores para que estén al día de las novedades y de los cambios en los sistemas. En ambos casos, la empresa puede afrontar una serie de problemas, como caídas de los sistemas informáticos o ciberataques

Riesgo de liquidez

El riesgo de liquidez es la capacidad que se tiene para pagar las obligaciones financieras a corto plazo. Por tanto, toda organización debe asegurarse de tener suficiente flujo de efectivo para pagar sus deudas.  

No obstante, hay que tener en cuenta que una empresa puede tener una cantidad significativa de capital, pero, al mismo tiempo, un alto riesgo de liquidez si no puede convertir esos activos en dinero para cubrir sus gastos a corto plazo.

riesgos-financieros

Ventajas y desventajas de los riesgos financieros

Asumir riesgos es fundamental en los negocios, ya que es el motor de crecimiento y de rentabilidad. Es más, comprender la posibilidad del riesgo financiero puede conducir a una toma de decisiones comerciales o de inversión mejores y más informadas. Y es que los riesgos financieros, en sí mismos, no son ni buenos ni malos, sino que, según las circunstancias, presentan ciertas ventajas y desventajas. 

Ventajas

Las principales ventajas de los riesgos financieros son las siguientes: 

  • Crecimiento: al asumir ciertos riesgos, una empresa podría tener un mejor desempeño y, por tanto, generar mejores ingresos, lo que conduce a su crecimiento y expansión.
  • Planificación fiscal: las pérdidas que sufre una empresa se pueden utilizar para obtener una deducción fiscal, que se puede distribuir en varios años.  
  • Alerta para inversores y gerentes: el riesgo financiero es una alarma para que los inversores y los gerentes tomen medidas.
  • Evaluación de valoración: el riesgo financiero intrínseco a ciertos negocios o proyectos ayuda a evaluar los ingresos a través de la relación riesgo-recompensa. 

Desventajas

Sin embargo, los riesgos financieros también tienen muchas desventajas. Entre ellas, destacan las siguientes:

  • Posibilidad de un resultado catastrófico: el incumplimiento de pagos puede causar daños duraderos que pueden llevar a la empresa a la quiebra. 
  • No se pueden controlar: muchos riesgos financieros surgen de factores globales, desastres naturales, guerras, etc., que no pueden ser controlados.
  • Efectos a largo plazo: si el riesgo financiero no se gestiona en el momento adecuado y con las estrategias correctas, puede causar daños a las finanzas y la reputación de la empresa. Asimismo, es posible que su impacto afecte a todo el sector, el mercado y la economía.

Cómo medir el riesgo financiero

Una de las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías es que cada vez es más fácil medir el riesgo financiero. De hecho, según Ben Fidlow, líder del equipo global de Core Analytics, el Departamento de Risk & Analytics de Willis Towers Watson, gracias al Big Data, la capacidad de cuantificación del riesgo a día de hoy es hasta 10 veces mayor. Además, según el Índice de Gini, las tecnologías de Big Data y Machine Learning habrían aumentado entre un 60% y un 90% la capacidad de detección de problemas de devolución de crédito.

Al margen de la gran ayuda que suponen los avances tecnológicos, existen otras formas de medir el riesgo financiero, las cuales consisten en la valoración de los siguientes elementos: 

  • Relación entre deuda y activos: cuánto debe la empresa y cuánto gana.
  • Relación entre deuda e ingresos: se mide a partir de la deuda neta o bruta dividida por las ganancias o el resultado bruto de la explotación (EBITDA, de sus siglas en inglés).
  • Relación entre deuda y capital: consiste en analizar la proporción de activos en una estructura que se financia con deuda. Es similar a una relación de deuda a capital y se mide de la misma manera: matemáticamente.
  • Cobertura de intereses: se elabora mediante la fórmula de utilidad o EBITDA y se divide por los intereses.
  • Flujo de efectivo y deuda: se mide el flujo de efectivo al servicio de la deuda y se divide por la deuda. 
  • Multiplicador de capital (multiplicador de apalancamiento financiero): calcula la cantidad de activos de una empresa que son financiados por sus accionistas.  

Importancia de saber gestionar los riesgos financieros

La gestión de riesgos en las finanzas es un elemento esencial para que cualquier empresa tenga éxito, ya que la ayuda a prepararse para aprovechar las oportunidades y a anticipar o prever aquellas situaciones que pueden provocarle pérdidas económicas

Las principales actividades para gestionar el riesgo incluyen: 

  • La identificación de la fuente o la causa de los riesgos financieros.
  • El análisis del impacto de los riesgos financieros sobre la empresa.
  • La elaboración de planes y estrategias para mitigar los riesgos.

En este contexto, resulta esencial contar con un equipo de profesionales bien formados, esto es, que dispongan de las herramientas y los conocimientos necesarios, con el fin de que sean capaces de entender la gestión del riesgo y aplicar los principales mecanismos que permiten gestionar los riesgos financieros. 

Con este propósito, Banco Santander lanza la convocatoria de 5.000 Becas Santander Skills | Business for All - Harvard Business Publishing, dirigida a aquellas personas que quieran mejorar sus habilidades para enfrentarse al mundo profesional. Además, todo ello diseñado de la mano de los mejores expertos de Harvard Business Publishing, una de las instituciones educativas más prestigiosas del mundo.

Con esta beca, podrás acceder a un programa de formación, 100% online y de nueve semanas, en el que adquirirás nuevos conocimientos y habilidades clave para desarrollar tu carrera profesional. Además, en base a tus objetivos profesionales, podrás elegir entre uno de los tres cursos propuestos:

  • Business Fundamentals: aprenderás lo más esencial del marketing, las finanzas, la negociación y la experiencia de cliente.
  • Early Career Readiness: descubrirás cómo tejer una valiosa red de contactos al tiempo que pones en práctica tus habilidades para trabajar en equipo.
  • Managing yourself: mejorarás tu capacidad de toma de decisiones, gestión del tiempo e influencia sin autoridad. 

Todos los cursos están impartidos por expertos de primer nivel y no tienen coste para los beneficiarios. Tampoco es necesario tener un título universitario ni ser cliente de Banco Santander. Además, se ofrecen en inglés, español y portugués de Brasil.

En este programa, podrás adquirir todos los conocimientos y las habilidades necesarias a través de contenidos a la carta, debates virtuales en sesiones en directo con mentores y facilitadores de aprendizaje, la interacción con tus compañeros, ejercicios y herramientas con los que podrás practicar su aplicación y transferir los conocimientos a tu entorno laboral. Además, al finalizar, recibirás un certificado por parte de Harvard Business Publishing.

 

¿Tienes más de 18 años y quieres desarrollar habilidades clave para pisar fuerte en tu entorno profesional? Inscríbete en las Becas Santander Skills | Business for All - Harvard Business Publishing y la consigas o no, recuerda, nunca dejes de aprender.

Más posts interesantes que leer...