5 Tipos de liderazgo: cómo deben ser los líderes del siglo XXI

07/08/2020 | Santander Universidades

Hace ya varias décadas se empezó a examinar cuáles son las cualidades necesarias en un líder y qué tipos de liderazgo existen. De la misma manera, el concepto de liderazgo femenino ha ido cobrando importancia en los últimos años. De hecho, según el informe The Business Case for Change de 2019 elaborado por la Organización Internacional del Trabajo, la presencia de mujeres en los puestos de mando de las organizaciones demuestra un claro efecto positivo. En consecuencia, es importante que las empresas implementen políticas de igualdad con el fin de garantizar que el talento femenino esté presente en todos los niveles jerárquicos; sobre todo en el desempeño de cargos de mayor responsabilidad.

¿Por qué algunas personas se convierten en líderes y sus ideas reciben acogida y otras no lo logran, o necesitan imponerse por otros medios? ¿Qué hace especiales a líderes tan diferentes como Steve Jobs, Angela Merkel, Mahatma Gandhi o Michelle Obama? Se trata de una cuestión esencial, pues está en juego el encontrar a una persona que sea capaz de llevar a un equipo hacia el éxito.

Con el progreso en términos organizativos y la disrupción de nuevas habilidades, se refuerza también la necesidad de desarrollar cualidades interpersonales que las empresas ya están demandando a sus futuros líderes.

El liderazgo: una cuestión situacional 

Ahora bien, existen varios criterios para clasificar los tipos de liderazgo. La evolución de las teorías a este respecto ha sido enorme. En sus inicios, se proponía la idea de un líder con capacidades innatas (carisma, inteligencia y habilidades sociales, principalmente), mientras que el resto de personas eran simplemente seguidores.

Hoy en día, al analizar los tipos de liderazgo, además de las habilidades del líder, también se tienen en cuenta variables como el contexto en el que debe navegar o el sector al que pertenece.

En el estudio The business Case for Change mencionado anteriormente, podemos observar un claro ejemplo que rompe con los estándares de género tradicionales en las organizaciones. Según los datos del informe que cuenta con una muestra de 13.000 compañías de todo el mundo, el 75% de las empresas del sector privado que han optado por incluir a mujeres en cargos directivos, han visto incrementados sus beneficios. 

De hecho, en un entorno cambiante, la clave para lograr este objetivo no está en aspectos como la formación, la experiencia, el género o la edad del profesional, sino que radica en su capacidad para adaptarse a cada situación, de ejercer el liderazgo que el grupo necesita en ese momento.

Los tipos de liderazgo más reconocidos

No existe un estilo de liderazgo ni un líder perfecto, sino que la eficacia del líder va a depender de cada caso:

  • Existen líderes que tienen las habilidades suficientes para guiar a los demás en escenarios de crisis, pero que se muestran demasiado autoritarios incluso cuando los proyectos avanzan bien. 
  • Otros poseen una capacidad de organización excelente, pero carecen de dotes de negociación.
  • También están los que quieren mostrar una actitud democrática ante un equipo sin experiencia que necesita que alguien tome las decisiones.

No existe un modelo ideal de liderazgo, pero estos son los 5 tipos más comunes.

1. Líderes naturales

Aquellos que ejercen el liderazgo de facto, sin necesidad de contar con un título que lo avale. Se trata de personas con altas dosis de carisma, capaces de presentar sus ideas con confianza y con la habilidad retórica de convencer al resto para que le sigan.

Como señala George A. Sparks, en Charismatic leadership: Findings of an exploratory investigation of the techniques of influence, estos líderes “consiguen que las personas se sientan inspiradas y actúen siguiendo sus directrices y puntos de vista, del mismo modo que el público ante un buen actor es capaz de creerse el papel que representa”.

2. Líderes autoritarios

Sustentan su liderazgo unidireccionalmente, siempre desde una posición de poder. Este estilo de dirección no permite que sus decisiones sean cuestionadas ni tiene en cuenta las opiniones del resto.

Aunque puede resultar un tipo de liderazgo efectivo en ciertos contextos (por ejemplo, cuando los subordinados se niegan a obedecer o carecen de motivación o experiencia), también puede desalentar a los trabajadores y hacerles sentir infravalorados.

3. Líderes participativos y democráticos

Se caracterizan por fomentar la toma de decisiones de forma conjunta, teniendo en cuenta las opiniones del resto de miembros del equipo. El líder participativo cuenta con el apoyo del equipo porque este, a su vez, se siente escuchado.

Se trata de uno de los tipos de liderazgo que promueve la retención del talento: la capacidad de una empresa en hacer que las personas más válidas y valiosas se queden en la organización y no prefieran otras donde encuentren mejores condiciones. También puede resultar más ineficiente y lento si aparecen puntos de vista irreconciliables y el líder no dispone de estrategias de negociación suficientes.

4. Líderes laissez-faire

Delegan en gran medida la toma de decisiones en personal capacitado para actuar. De este modo, el líder se limita a distribuir tareas y monitorizar que los objetivos se cumplen de acuerdo al plan.

Es uno de los tipos de liderazgo adecuados para equipos con miembros altamente cualificados y suele involucrar altas dosis de creatividad. No obstante, existen muchos escenarios en los que este estilo de dirección no es idóneo, como en los casos en que los empleados no son capaces de establecer o cumplir sus propios plazos de entrega.

5. Líderes transformacionales

Este estilo es apropiado para organizaciones en procesos de cambio. En este caso, el papel del líder es comunicar la visión de transformación y los objetivos que se deben cumplir e inspirar al resto para alcanzarlos.

Debido a que apunta a valores intangibles, puede resultar ineficaz para resolver problemas inesperados en el corto plazo.

Características de un buen líder

Independientemente de los tipos de liderazgo que se pueden encontrar, existen ciertos factores comunes a todos ellos:

  1. Confianza en sí mismos. Una persona que aspira a ser un referente para los demás necesita confiar en su propia capacidad de liderazgo. Debe ser capaz de reconocer sus propios errores y limitaciones y de enfocarse en encontrar la solución.
  2. Capacidades comunicativas. Un buen líder debe ser capaz de transmitir y compartir sus ideas. Idealmente, desarrollará capacidades de comunicación asertiva, generando un espacio seguro para que su interlocutor pueda expresarse. Escuchar y ser empático conforman una parte fundamental en las cualidades de los diferentes tipos de liderazgo.
  3. Cualidades organizativas. Otro de los aspectos principales comunes a todos los tipos de liderazgo es la capacidad de planificación y organización. Un líder debe guiar al resto para lograr la eficiencia y la resolución de proyectos, así como una gestión adecuada de los recursos disponibles.
  4. Responsabilidad. Resulta esencial que el líder sea capaz de responsabilizarse de las decisiones que toma, independientemente de sus resultados. De lo contrario, generará desconfianza en el resto del equipo y perderá credibilidad y autoridad.

Las cualidades que buscan las empresas en un líder

La formación es cada vez más importante, pero resulta de igual relevancia el desarrollo de la inteligencia interpersonal, definida por el psicólogo Howard Gardner como la capacidad de empatía y del manejo de las relaciones.

Estas son las 5 cualidades interpersonales que más demandan las empresas en los líderes:

Confianza en uno mismo 

Se precisan personas que sean capaces de ser referentes de seguridad y estabilidad en la empresa. Los líderes serán personas a las que los demás trabajadores puedan recurrir en caso de dudas sobre qué hacer o qué decisiones tomar.

Capacidad de gestionar equipos

Las empresas valoran a los líderes que sepan gestionar equipos y generar un buen entendimiento entre sus miembros. En pocas palabras: la comunicación debe ser fluida. No hay que olvidar que las relaciones interpersonales en entornos laborales son vitales para el éxito. 

Saber hablar en público

Los encuentros con clientes, las reuniones internas o las conferencias constituyen procesos comunes para cualquier líder de equipo. En ambos escenarios, la capacidad de hablar en público permite al profesional transmitir ideas de forma clara y así promover la confianza en sus decisiones.

Por tanto, para ejercer un liderazgo extraordinario es esencial dominar los diferentes estilos y aglutinar una serie de fortalezas. La buena noticia es que todos estos requisitos se pueden aprender a través de formación especializada. La oferta es tan amplia que puedes elegir planes específicos que respondan a tus necesidades particulares.

Formación en liderazgo: Becas Santander 

Las estadísticas son claras: promover el liderazgo femenino en todos sus niveles jerárquicos de la organización es beneficioso para las compañías.

El incremento en los beneficios no está solo sujeto a la presencia de mujeres en puestos directivos, sino que el volumen de puestos ocupados en toda la empresa es también determinante. Así lo demuestra, el informe citado anteriormente, The business Case for Change, cuyos resultados indican que para percibir los efectos positivos del liderazgo femenino, el porcentaje de mujeres en los puestos de mando debe ser de al menos un 30%. En la misma línea, la irrupción de mujeres líderes referentes es vital para impulsar la igualdad en el seno de las organizaciones. El mismo informe confirma que las empresas cuya CEO es una mujer muestran una mayor diversidad de género en puestos directivos.

Teniendo en cuenta esta realidad, Banco Santander impulsa, a través de Becas Santander, iniciativas para potenciar las habilidades de liderazgo de las líderes del presente y del futuro y avanzar hacia una sociedad más igualitaria.

¿Quieres desarrollar tus  habilidades como líder?  Consulta el portal de Becas Santander y encuentra la formación que mejor se adapte a ti para dar un impulso a tu carrera profesional. ¡Aprovecha la oportunidad!

Más posts interesantes que leer...